|

El submarino tocado

  • Empate a uno en el Madrigal.

 

  • Karagounis en el minuto 59 y Rossi en el 67 firman el empate en una noche de color claramente amarillo.

 

José L. Real .-Crónica

 

 

Cinco goles a favor y veintitrés en contra materializadas en nueve derrotas, era el saldo que tení­a el equipo griego en competición europea en nuestro paí­s, antes del partido de anoche.

 

Manuel Pellegrini salió al campo del Madrigal confiando en que su disposición táctica habitual de 4-4-2, con dos cierres y dos extremos, le abrieran camino a los deseados cuartos. Por su parte, el Panathinaikos entregó su carta de presentación con   cinco defensas atrás, previéndose ya la disposición defensiva que iba a tomar el equipo de Henk Ten Cate en el campo.

 

Antes de cumplirse el primer minuto de juego, Ibagaza y Cazorla colgaban dos balones al área visitante, avisando de que aquella noche, los valencianos llevarí­an el peso del partido y se harí­an respetar.

En el transcurso de la primera parte los balones con peligro del   Submarino Amarillo no cesaban de llegar. Centros al área por ambas bandas, remates inciertos y algunos tiros fue lo que hací­a presagiar que la noche de ayer no se le podí­a escapar al Villarreal y que debí­a golear al Panathinaikos, cuyo juego hací­a parecer al mismí­simo Capello un ¡loco del ataque¡, enviando balones constantemente fuera y encerrándose atrás.

Un rechace en el minuto 25 desaprovechado por Karagounis y detenido por Diego López, fue el único tiro a puerta con el que los helenos se iban al túnel de vestuarios.

 

La segunda parte fue aún más descarada. Los de Pellegrini salieron en la segunda mitad a perder balones tontos y a no definir, y eso, pasa factura tanto en Madrid como en Valencia.

Así­, Karagounis que estaba siendo el mejor para los helenos y tras realizar alguna que otra jugada personal que acababa en centro o simplemente en peligro, recibe un pase de Mate Junior y sin pensárselo dos veces conecta un soberbio disparo a la escuadra izquierda de la porterí­a de Diego López, el cual llega a tocarla con los dedos pero el balón acaba colándose de forma magistral, dejando KO por instantes al Madrigal y quedando en muy difí­cil situación el cuarto de nuestra liga.

 

Pero El Submarino despertó, y empezó a imponer su juego en la mitad rival, anulando a un equipo, el griego, que ya habí­a dejado de intentar ir al ataque, (si es que en algún momento lo intentó), y los tiros llovieron hacia la meta de Galinovic.

Tras el gol encajado el dominio del partido fue del Villarreal que se lanzó al ataque a la desesperada a conseguir el gol que le diera la vida para la vuelta y poder dejar abierta la eliminatoria. Así­ lo hizo, y en una jugada de confusión en el interior del área el árbitro pita penalti, que Rossi se encarga de transformar de manera brillante.

 

De esta manera, con un penalti de empujones, tropiezos y algo de teatro, finaliza el partido con un Villarreal volcado al ataque y con los griegos pidiendo la hora.

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=909

Publicado por en febrero 26 2009. Archivado bajo General. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


siete × 2 =

Comentarios recientes

  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...
  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...