|

‘Punto de Historia’: Cómo hemos cambiado (Parte II)

El profesor de la Facultad de Ciencias de la Información, Jose Carlos Rueda Laffond se suma a nuestra redacción y colabora él y sus alumnos en la nueva sección de PuntoEncuentroComplutense.es : Punto de Historia’. Una sección dedicada al reportaje histórico que nos hará disfrutar de las particularidades de la Historia contada por futuros periodistas. Aquí­ os dejamos la segunda parte del tercer reportaje de esta sección. (Para leer la primera parte haz click AQUí)

PUNTO DE HISTORIA

Cómo hemos cambiado

Somos el retrato de nuestros padres, la viva imagen y modelo de la educación y costumbres que aprendemos en casa. Con el paso de los años puede que cambien las tradiciones, pero jamás cambiará que aprendamos de niños lo que hacen nuestros mayores

Por CLAUDIA BAYOD BORREGO

PAPEL DEL HOMBRE

¿Se implicaba el hombre en la educación de sus hijos?

El hombre no dedicaba la mayorí­a de su tiempo a la educación ni cuidado de sus hijos debido a su trabajo. El hombre cumplí­a con su horario laboral y al regresar a casa se preocupaba por la realización de los deberes y el aprobado de las materias, al contrario que la mujer que dedicaba la mayorí­a del tiempo a sus hijos jugando con ellos, dándoles cariño e inculcándoles valores de la sociedad. Además el hombre se entregaba de forma más notable con sus hijos varones enseñándoles los deberes del trabajo y asuntos de negocios. A diferencia de las niñas que eran enseñadas por su madre siempre sobre tareas del hogar como cocinar, limpiar o coser. En muchas familias las madres también les enseñaban a las niñas a valorarse como personas, a luchar por sus derechos y no rendirse nunca antes esa sociedad machista, por su puesto sin el conocimiento del padre.

¿Qué posición tení­a el hombre en la familia?

El hombre era considerado el jefe dentro de casa por ser quien ganaba el dinero para mantener a la familia. Sus decisiones siempre eran las correctas y no debí­an ser rebatidas. La esposa debí­a servir sus necesidades y mantenerle contento al llegar a casa. La mujer no tení­a ni voz ni voto dentro del matrimonio, podí­a expresar su opinión pero la última palabra era del hombre. Cabe señalar que en la hora de la comida, era al padre al primero que se le serví­a, después a los hijos y por último la madre. Si existí­a una escasez de comida, era la madre la que se quedaba sin comer, jamás la figura del padre o los hijos.

¿Qué implicación tení­a el hombre en las tareas domésticas?

El varón no jugaba ningún papel en las tareas domésticas ya que eran infravaloradas y por eso eran inculcadas como una tarea de mujeres. El hombre tení­a un pensamiento de la mujer como servidora, y tras el regreso a casa, el deber socialmente aceptado por los hombres era que la mujer debí­a recibirle y servirle para mejorar su descanso.

¡LA MUJER NO TENíA NI VOZ NI VOTO DENTRO DEL MATRIMONIO¡

¿Cedí­a privilegios al hijo varón frente a su hija?

Siempre. El niño por ser varón   tení­a más privilegios que las niñas. El padre permití­a a sus hijos siendo adolescentes e incluso en edad adulta salir hasta altas horas de la madrugada. Por el contrario las hijas estaban obligadas a regresar a casa a una hora temprana reprimiendo su libertad.

¿Era el hombre generoso con el dinero hacia la mujer?

El hombre tení­a claro que al ser él quien introducí­a el dinero en casa, él era el poseedor del mismo y por tanto, el resto de habitantes de la casa debí­an someterse a sus normas y a su distribución, teniendo él la última palabra en el uso del dinero.

¿Llevaba el hombre de vacaciones a la mujer o no se lo permití­a y se iba con sus hijos?

La familia podí­a disfrutar todos juntos de unas vacaciones comenzando en los años 60 un turismo interior en España con un aumento de la movilización de la población. No obstante existieron casos de familias donde el padre reuní­a a sus hijos varones y realizaban un viaje vacacional dejando en casa a las mujeres hasta su regreso.

¿Quién tomaba la última decisión?

En el matrimonio, la última decisión era tomada por el hombre incluso en situaciones donde sólo afectaba a la mujer. A medida que pasaban los años y comenzaba a asentarse la democracia, la mentalidad de las personas comenzó a abrirse y se tomaban decisiones conjuntas.

COMO MATRIMONIO

¿Quién daba el primer paso?

Hasta hace tan sólo 5 años atrás el hombre decidí­a acercarse a la mujer y comenzar una relación si habí­a un entendimiento mutuo. El hombre daba el primer paso mostrando sus sentimientos y esperando una respuesta clara por parte de la mujer. En la actualidad, ya es socialmente aceptado que sea la mujer quien decida dar el primer paso a mostrar sus sentimientos hacia el hombre sin existir ninguna extrañeza por parte de ambos.

¿Qué supuso la muerte de Franco y la consiguiente democracia para el hombre y la mujer?

Los valores o costumbres sociales ya fueron   modernizándose en los años 60, pero la muerte de Franco significó un alivio para muchas mujeres que se sentí­an reprimidas por la figura tan autoritaria del hombre. Fue entonces cuando ellas comenzaron a luchar por sus derechos y un semejante papel al del hombre dentro de la casa. El hombre cedió su mano deseando una relación de mutuo acuerdo y colaboración disfrutando uno del otro y rompiendo la tensión sufrida durante tantas generaciones.

EN GENERAL

¿Qué tipo de anuncios se emití­an en televisión?

El contenido de la televisión estaba muy controlada por Franco. En ella se emití­an anuncios con un contenido basado en la ideologí­a franquista plasmando el papel doméstico y servicial de la mujer y el papel doméstico y autoritario del hombre. Anuncios con el fin de vender lavadoras, fregonas, aspiradoras… eran   todos representados por mujeres al contrario que los anuncios sobre economí­a o polí­tica donde sólo se observaban figuras masculinas en un alto status social. La doctrina del franquismo inculcaba también en la propaganda la inferioridad de las mujeres respecto al hombre, el cual tení­a derecho a ejercer un poder casi total sobre ella.

¿Ha mejorado la situación del maltrato a las mujeres o todaví­a es un gran problema?

Actualmente continúa aumentando el número de maltrato a mujeres, pero no se puede comparar con la época franquista ya que en ese tiempo la mujer no era un tema de gran importancia y siempre se creí­a que alguna razón existirí­a para que el marido la hubiese abofeteado, por lo que un gran número de maltratos no eran contabilizados y mucho menos tratados. Actualmente la sociedad   ha evolucionado y la mujer está muy protegida por servicios sociales teniendo incluso un número de teléfono en caso de maltrato, el 016, lo que antiguamente era impensable. Cuando una mujer casada era maltratada, esta debí­a aguantar y reconocer su culpabilidad ante el marido, ya que sabí­a que no recibirí­a ningún apoyo para acabar con su sufrimiento, ni incluso de su madre quien la aconsejaba a resistir y colaborar en casa para no tener que padecer más maltratos tanto verbales como fí­sicos.

¿Piensa que todaví­a hay una actitud machista en España y hasta qué punto ha cambiado desde el régimen de Franco?

En España continúan mostrándose actitudes machistas tanto en generaciones pasadas como en las más jóvenes. En la época de Franco existí­a un machismo más generalizado ya que era la ideologí­a que se inculcaba desde pequeño y la que era socialmente aceptada. Poco a poco con la integración de la mujer en el mundo laboral, el aumento de derechos y reconocimientos, ha ido disminuí­-yendo pero no se ha conseguido extinguir por completo ya que aún caben familias que por tradición educan a sus hijos según fueron ellos educados.

¿Piensa que las actitudes hacia el matrimonio y el sexo han cambiado mucho desde la dictadura de Franco?

El sexo antiguamente era un tema tabú del que no gustaba hablar. Las mujeres preferí­an   no hablar de las relaciones sexuales ya que en la época franquista la mujer debí­a ceder ante cualquier petición del marido llegando a renunciar a su propio placer por complacer el de su marido. Cuando el marido quedaba Satis-fecho, la relación sexual finalizaba desestimando cualquier opinión de la mujer siendo impensable realizarle ninguna petición al marido. La sociedad con la entrada de la democracia ha crecido en confianza y actual-mente las parejas desean un placer mutuo que está basado en el sentimiento y no en un placer individual.

Adolfo Suárez representó el cambio polí­tico-social de España

¿Cómo ha cambiado el pensamiento de familia hasta la actualidad?

Antiguamente, la familia era sí­mbolo de felicidad y Prosperidad de una familia, donde cada hijo que traí­as al mundo era un regalo de Dios y por ello la mayorí­a de familias eran familias numerosas con más de 5 hijos, llegando a ser 10 hijos por pareja. Actualmente, las familias tienen más en cuenta las situaciones que nos rodean y atienden más al ámbito económico individual y por ello se puede observar que la media de hijos por familia se ha reducido considerablemente teniendo una media de 2 hijos por pareja.

En 1975, tras la muerte del dictador Francisco Franco, la sociedad se va encaminando a una democracia con mayorí­a de votos. Así­, el 15 de diciembre de 1976 ya se emití­an anuncios con La Constitución de 1978, consolidó un régimen democrático en España y reconoció la igualdad de derechos polí­ticos y de todo tipo para la mujer, plasmado por escrito en el artí­culo catorce: ¡los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social¡. Comenzaron a dictaminarse una serie de Leyes sobre los derechos como la Ley del 13 de mayo de 1981 en la que se daba igualdad al marido y la mujer en el matrimonio tanto a nivel económico como en la titularidad de la patria potestad de los hijos. También se estableció una Ley en cuanto al divorcio en 1981 que regulaba el matrimonio, la nulidad, separación y en deberes. Estas y otras muchas reformas supusieron un gran avance para las mujeres.

El asunto de hacer saber que el Referéndum para la reforma polí­tica establecí­a que el sistema polí­tico español era democrático basado en el sufragio universal y expresión de la voluntad soberana del pueblo con el lema ¡Para que nadie decida por ti¡. Escuchándose canciones cuyos lemas apoyaban la figura del pueblo y la democracia, estas decí­an: “Habla pueblo habla, este es el momento, no escuches más en vida que guardes silencio, no dejes más que nadie decida por ti, habla pueblo habla, tuyo es el mañana, no permitas que roben tu palabra, habla pueblo habla, habla sin temor.” Aunque el derecho al voto de las mujeres se obtuvo en 1931, con la llegada del Régimen dictatorial franquista, se perdió ese derecho desde 1936, cuando Franco subió al poder, hasta la llegada de la democracia en 1975, en que se volvió a recuperar.

¡Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social¡

En relación al campo laboral, el porcentaje de mujeres que trabajaban fuera del hogar después del matrimonio era muy bajo.   En 1977 la cifra rondaba el 45,7 %. Uno de los factores más importantes que provocaba las diferencias entre población activa masculina y femenina era que los empresarios se retraí­an a contratar.

La Constitución de 1978, consolidó un régimen democrático en España y reconoció la igualdad de derechos polí­ticos y de todo tipo para la mujer, plasmado por escrito en el artí­culo catorce: ¡los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social¡.

Comenzaron a dictaminarse una serie de Leyes sobre los derechos como la Ley del 13 de mayo de 1981 en la que se daba igualdad al marido y la mujer en el matrimonio, tanto a nivel económico como en la titularidad de la patria potestad de los hijos. También se estableció una Ley en cuanto al divorcio en 1981 que regulaba el matrimonio, la nulidad, separación y en deberes. Estas y otras muchas reformas supusieron un gran avance para las mujeres.

Pero para que sea posible el acceso de las mujeres a la igualdad no son suficientes los cambios legislativos sino que es necesario remontar y sobrepasar los obstáculos para que éstas participen en la cultura, el trabajo y la vida polí­tica, económica y social. Así­, se creó la Ley 16/1983, de 24 de octubre, el Instituto de la Mujer como organismo autónomo asume como objetivos promover las condiciones que posibiliten de modo efectivo la igualdad de sexos y la participación de la mujer en la vida pública, cultural, económica y social.

A partir de los años 80, se viene configurando un cambio en las raí­ces tradicionales de la sociedad española. Los valores españoles tradicionales, especialmente la disciplina, el esfuerzo, la superación personal, el respeto frente la autoridad, entre muchos otros, han sido sustituidos por formas de vivir el presente, sin arraigarse en la experiencia o herencia del pasado ni proyectarse hacia el futuro, acostumbrándose a vivir en el placer que la inmediatez ofrece en todos los ámbitos. Nos encontramos, de esta forma, frente a una Sociedad Española que vive al dí­a y que básicamente se ocupa y preocupa por lo que vive en el presente.

La mujer del siglo XXI: moderna e independiente

Debido a esta ausencia de valores, las familias crecen sin un rol autoritario y los niños comienzan a ser educados de forma más igualitaria lo que unifica en mayor medida a la sociedad. Comienzan además a aumentar el número de productos del hogar para ayudar a las amas de casa a reducir su labor y brindarles mayor tiempo que puede ser dedicado para un trabajo estable.

Actualmente se ha propuesto y aprobado por el Consejo de Ministros una Ley que establece que los padres por mutuo acuerdo pueden cambiar el orden de los apellidos de sus hijos, acabando con que el apellido del varón prevalezca sobre el de la mujer. Esta nueva ley dictamina que si no existe mutuo acuerdo sobre el orden se hará por orden alfabético con el fin de aumentar la igualdad social.

¡Una Sociedad Española que vive al dí­a y que básicamente se ocupa y preocupa por lo que vive en el presente¡

Entrado el siglo XXI, se observa unas raí­ces familiares mucho más avanzadas donde se busca tener una familia sí­, pero una familia tarde, con pocos hijos y una vivienda de mayor tamaño. Este descenso pronunciado de hijos provocó y sigue provocando un aumento del envejecimiento de la población española.

También te puede interesar:

‘Cómo hemos cambiado (I)’ (primera parte de este reportaje)

Si es lunes ponen… ’14 de abril: La República’ (Y los jueves, ‘Cuéntame cómo pasó’) PRESENTACIí“N DE LA SECCIí“N ‘Punto de Historia’.

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=12967

Publicado por en abril 20 2011. Archivado bajo General, Punto de Historia, Reportajes PdE. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


+ 8 = nueve

Comentarios recientes

  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...
  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...