|

Recordando a… Magic Johnson

Alejandro Díaz (@paupelu) – Reportaje

La leyenda del baloncesto que asombró al mundo vestido de oro y púrpura nació como Earvin Johnson Jr. un 14 de agosto de 1959 en Lansing, una ciudad industrial del estado de Michigan. No fue hasta los 15 años cuando Fred Stanley, un periodista del local Lansing State Journal, decidió bautizarle como “Magic” ante la exhibición que el chico, notablemente superior que el resto de los chavales de su edad, realizó en un partido del campeonato estatal: 38 puntos, 18 rebotes y 16 asistencia. Un triple-doble, lo cual se convertiría en la tónica habitual de su exitoso paso por la NBA.

 ESTRELLA UNIVERSITARIA

Pero antes de llegar a vestir la camiseta de su equipo de toda la vida, Los Angeles Lakers, Magic también probó las mieles del éxito en su etapa universitaria. No podía ser menos que el joven más talentoso de todo el país recibiera numerosas propuestas de los más grandes programas universitarios para enrolarse en sus filas. Algunos de ellos se encontraban en plena cima, como los casos de la Indiana de Bobby Knight o UCLA, en su intento de mantenerse en la élite tras la salida de John Wooden. Sin embargo el joven Earvin no podría traicionar a la que era “su Universidad”, Michigan State, cuyo campus apenas distaba 4 kilómetros de la casa de los Johnson. En los Spartans Magic disputaría dos temporadas, ambas a un gran nivel individual (17 pts, 7’9 rebs y 7’4 asistencias en la primera, 17’1 pts, 7’3 rebs y 8’4 asistencias en la segunda), como a nivel colectivo, pues Michigan State llegaría a colarse entre las ocho mejores universidades en la temporada freshman de Magic, logrando batir el récord de victorias de la Universidad (25).

Aún así lo mejor estaba por llegar. En su segunda temporada, los Spartans partieron como séptimos candidatos en la lista de pretemporada, a pesar de lo mostrado la temporada anterior y contando con un Magic Johnson una temporada más experto. Tras una temporada regular con altibajos, Michigan logró llegar al Torneo Final de la NCAA como 4º mejor clasificado. Tras eliminar sin problemas a Lamar, Lousiana State, Notre Dame y Pennsylvania, el equipo dirigido en el banco por Jud Heathcote se enfrentaría en la Final con la gran “Cenicienta” del Torneo, Indiana State, que sorprendentemente había logrado acabar como número 1 de la nación con un inmaculado récord de 33 victorias y ninguna derrota. Frente a frente por tanto se cruzaban los dos mejores jugadores universitarios del país: por un lado, Magic Johnson; por otro, Larry Bird. El partido aún mantiene el récord de audiencia por televisión para un encuentro de baloncesto. La victoria finalmente fue para Michigan State y Magic se llevó el premio de Mejor Jugador del Torneo, elevando a Johnson al nivel de estrella nacional y forjando una rivalidad (y una amistad) que sentaría las bases de la recuperación y posterior auge de la NBA en los 80.

 SALTO A LA NBA

 Como no podía ser menos, Magic era el claro candidato a ocupar la primera posición del Draft aquel 1979 en el momento en que se declaró elegible (Larry Bird había sido elegido un año antes, en 1978). En un acto del destino, Lakers había conseguido la elección del Draft de aquel año por parte de los Utah Jazz en una compensación por parte de la NBA por la contratación como agente libre de Gail Goodrich en 1976. Los Jazz habían logrado el peor récord de la Conferencia Oeste y el lanzamiento de una moneda (el método utilizado entonces) le había otorgado la primera posición por delante de los Chicago Bulls. El azar, por tanto, ponía en bandeja a los Lakers a Earvin Johnson.

Una vez que Magic aterrizó en Lakers coincidió con el que había sido su ídolo de la infancia, un Kareem Abdul-Jabbar que superaba la treintena y que desde su llegada a Lakers apenas había tenido opciones de luchar por el anillo. La plantilla era buena, pero la llegada de Magic le daba un extra de calidad que desembocaría ese mismo año en el primer título de la franquicia desde 1972. En las finales de 1980, los Lakers llegaban al 6º encuentro frente a los Sixers con un Abdul-Jabbar lesionado en el tobillo, por lo que el equipo no podría contar con su estrella. Magic se ofreció a Paul Westhead para ocupar la posición de pívot. Su entrenador aceptó y Magic partió aquel partido como pívot titular, llegando a jugar a lo largo del partido en todas las posiciones posibles. Sus números al final del partido (42 pts, 15 rebs. y 7 asistencias) le valieron a su equipo para lograr la victoria y a Magic para convertirse en el primer novato que lograba el título de MVP de una Finales.

A partir de entonces el brillo de Magic Johnson no pararía de crecer. Tras una segunda temporada casi en blanco por lesión, Magic guió a Lakers a otras cuatro finales consecutivas entre 1982 y 1985, logrando el título en la primera y última. En 1984, Magic volvió a verse las caras con Larry Bird, que había logrado ser MVP de la liga ese mismo año y que se había alzado con el título en 1981. En aquellas finales Magic no logró brillar como se esperaba de él e incluso surgieron algunas críticas hacia el base. Abdul-Jabbar ya contaba con 37 años y se esperaba que fuera el base quien liderara desde entonces al equipo. Tras perder aquellas finales, Celtics y Lakers volvieron a enfrentarse al año siguiente, donde esta vez Magic sí logró estar a su nivel y guiar a Lakers a su primera victoria en unas finales frente a los Celtics.

 Tras el fracaso de 1986 y la derrota ante Rockets, Lakers vuelve a hacerse con el título en 1987, con Magic logrando el primero de sus tres MVP, y en 1988. En 1989 se retira Kareem y comienza un período oscuro, donde los Lakers no volverían a visitar las finales de la NBA hasta 1991, año en que los Bulls de Jordan les vencerían en 5 partidos, acabando definitivamente con el esplendor de aquel equipo “mágico”.

 UN FINAL INESPERADO

En Noviembre de ese mismo año, Magic Johnson anunciaba que era portador del virus VIH, lo que le obligaba a retirarse de la competición. Muchos jugadores se negaron a jugar en el caso de que Magic decidiera volver, aunque ello no ocurriera en el All-Star de aquella temporada, cuando los aficionados votaron para que Johnson ocupara un puesto de titular. Con una buena forma aún, el 32 de Lakers lograría, en una exhibición de clase, hacerse con el premio al Mejor Jugador. Ese mismo verano, Magic formaría parte del mejor equipo de baloncesto que se haya podido reunir en una cancha, el Dream Team de Barcelona 92, junto a sus grandes amigos y rivales Larry Bird y Michael Jordan. Magic se haría con un ansiado oro olímpico y ejerció de líder en un equipo que asombró al mundo, como hiciera con sus Lakers a los largo de los 80.

Tras un breve paso por los banquillos, Magic volvió a jugar al baloncesto en la temporada 95-96, disputando 32 partidos, principalmente en posiciones más interiores, pues su estado de forma no era tan bueno. De esa manera, Magic dijo definitivamente adiós al baloncesto. Con promedios de casi 20 puntos y más de 11 asistencias (la mejor marca de la historia) y con 5 anillos, 3 MVP de temporada y 3 MVP de las Finales, Magic ponía punto final a una carrera interrumpida abruptamente por una enfermedad cuyo desconocimiento aceleró su retirada. Un jugador que para muchos (incluido el que escribe), es el mejor de todos los tiempo.

También te puede interesar:

Recordando a… Pete Sampras

Recordando a… Marco Van Basten

Recordando a… Luis Figo

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=18018

Publicado por en diciembre 14 2011. Archivado bajo Deportes, General. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

2 comentarios por “Recordando a… Magic Johnson”

Publicar una respuesta


seis − 3 =

Comentarios recientes

  • Ana Maria Rojas: Hola Javier A mi me pasa lo mismo, en mi país Colombia-Suramerica, lo único que vemos en TV es la...
  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...