|

El libro de la semana: “La sombra del ciprés es alargarda” de Miguel Delibes

Alberto Cañas – Crítica

Y tanto que es alargada. En esta novela del vallisoletano Miguel Delibes, dicha sombra representa metafóricamente a la muerte como idea y como vivencia personal que atraviesa el protagonista en repetidas ocasiones. No deja de ser paradójico que la muerte sea una experiencia vital y común a todos.

La evolución personal que experimenta Pedro, personaje principal y a la vez narrador en primera persona de este ya clásico de la literatura española (ganador, por cierto, del Premio Nadal en el año 1947), va guiando el desarrollo de esta historia casi de iniciación y de crecimiento. Pedro es inicialmente un niño huérfano que estudia en Ávila acogido por un maestro junto a su amigo Alfredo, para posteriormente convertirse, en la segunda parte de la obra, en un marino mercante entre España y Estados Unidos, una decisión que marcará su vida para siempre. Su pesimismo constante y sus tímidos intentos por superar esa actitud tan negativa son jalones que marcan el avanzar del libro.

“El que no tiene nada que perder tiene más de la mitad del camino andado para ser valiente”.

Reflexiones como esta, pesimistas y optimistas al mismo tiempo, son las que el autor va haciendo aparecer en los sucesivos capítulos en boca del protagonista, quien opta por vivir en soledad y tiene la intención de “separarse del mundo” para de ese modo evitar todo sufrimiento y todo mal. Poco a poco va percatándose de que las cosas no son tan simples, puesto que sucesivos acontecimientos imprevistos hacen que cambie de parecer.

Además, esta obra permite comprobar ese castellano tan limpio y bien cuidado que empleaba Delibes en sus obras. Es un lenguaje austero, algo seco incluso, sin ninguna palabra que esté de más, sin ningún artificio innecesario. Así ocurre en las descripciones tanto de la pequeña capital abulense, vista como un ente encerrado y no protegido por sus murallas, como del mar y los verdes parajes que visita Pedro al otro lado del Atlántico.

Es necesario dejar atrás la tendencia, tan común todavía, que lleva a pensar que los libros españoles que tienen cierta antigüedad resultan aburridos o difíciles de leer. Una buena forma de lograrlo es acercarse a “La sombra del ciprés es alargada”, que supera con creces ese tópico y bien merece ser leído con atención, puesto que las lecciones de vida que nutren sus páginas son de esas que le dan al lector mucho que pensar, si se deja embaucar por la intensa narración de su protagonista.

DELIBES, Miguel. La sombra del ciprés es alargada. Editorial Destino, Barcelona, 2010. 352 páginas.

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=24442

Publicado por en abril 3 2012. Archivado bajo General, Libros y comics, Más cultura. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


tres − 2 =

Comentarios recientes

  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...
  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...