|

Españoles y antiespañoles: la patria eres tú

 

Alberto Cañas (@AlbertoCdP).- Análisis político 30/04/2012

2012. Campaña para las elecciones francesas. Mítin de François Hollande, candidato por el Partido Socialista (PSF) a la Presidencia de la República. Entre el público, cientos de globos rojos, blancos y azules, además de muchas banderas tricolores. Al final suena la Marsellesa que todos cantan con orgullo. Allons enfants de la patrie…

El día de las elecciones, Jean-Luc Mélenchon, líder del Front de Gauche (el equivalente galo de Izquierda Unida) acaba su discurso de análisis con un encendido Vive la France! Hasta aquí todo normal. En Francia, claro. Porque ¿cuántas banderas españolas se vieron en los mítines de Rubalcaba en la campaña de noviembre de 2011? De cero a una, aproximadamente. Y de oír el himno ni hablamos. ¿Cayo Lara gritando “¡Viva España!”? No lo creo. La culpa no es de Rubalcaba, ni de los comunistas. El origen de todo esto se encuentra en nuestra propia historia.

España es uno de los pocos países del mundo en el que, de cara a la mayoría de la población, el nacionalismo estatal por lo general huele a rancio, a militarismo y a dictadura. Para comprobarlo, solo hay que teclear “patriotismo español” en Google.

La tendencia es asimilar el patriotismo español con el ultraconservadurismo o incluso el fascismo. ¿Por qué? Hasta que Pavía entró en el Congreso de los Diputados en 1874 (a caballo, cuenta la leyenda), acabando con la malograda y turbulenta I República española, la traición golpista de los militares de nuestro país durante el siglo XIX siempre había sido liberal-progresista: Riego, Espartero, Prim… En sus golpes siempre apelaban a restaurar las libertades de España y de los españoles. Sin embargo, después de Pavía, los militares golpistas de los años 20 y 30 (Primo de Rivera, Sanjurjo, que se quedó en el intento, y Franco) se tornaron conservadores, y en sus algaradas apelaban a la grandeza de una España que ellos iban a salvar. Ojo a la diferencia en los motivos de la sublevación. Quienes no estaban de acuerdo con ellos eran antiespañoles. Y punto. Al monopolizar el “españolismo”, el orgullo de pertenencia a este país, se excluyó automáticamente a grandes sectores de la población.

 

Ahí está el problema. Todos los no franquistas eran considerados antiespañoles. Sin embargo, antes de la Guerra Civil tanto izquierdas como derechas recurrían a gobernar por España, haciendo alarde de patriotismo sin ningún problema. Tanto el PSOE como el PCE llevan la palabra “España” o “Español” en sus nombres. Fueron fundados en 1879 y 1921, respectivamente, mucho antes de que la capitalización de la españolidad por parte de la derecha. Ahora, por contra, solo partidos derechistas, como Alternativa Española o España 2000 acuden a esos nombres en sus denominaciones.

Por otra parte, los años de dictadura estuvieron marcados por esa ideología española (de las pocas que ha producido nuestro país, por otra parte) llamada Nacional-Catolicismo. Es decir, para ser español, obligatoriamente había que ser católico, la religión oficial del Estado. Y así durante casi cuarenta años. Otra exclusión más, que ha sido superada hoy en día.

¿Muchas exclusiones? Es que el Nacionalismo excluye por definición. Una nación defendida a ultranza, se llame como se llame, es incluyente y excluyente a la vez. Separa y establece una frontera muy clara de pertenencia. Tú eres miembro de la nación y el que está a tu lado, no. Tú eres amigo y él, enemigo. No hay situaciones intermedias. Los partidarios más acérrimos del nacionalismo español odian a los nacionalistas vascos y catalanes y desean que se vayan del país. De esa forma, curiosamente están de acuerdo con esos catalanes y vascos que buscan la independencia de sus ¿naciones? El oxímoron es claro: aman a España y odian a Cataluña (pongamos por caso) (que a su vez es una parte de España) por lo que quieren que se independice (¡!). Lo único que cambia es la asignación de pertenencia a la nación. Sólo cambia la asignación del “Ellos” y del “Nosotros”.

Ante este entorno, la izquierda tampoco ha sabido en los últimos años reconstruir un patriotismo renovado, basado simple y llanamente en los españoles, y no en unas glorias que no volverán. España es un ente sencillamente innombrable para ellos. No pronuncian la palabra. Por eso sólo una parte del país exhibe con orgullo banderas en sus coches, muñecas y demás. Por mucha bandera que alguien lleve encima y por muy alto que cante el “lololo” del himno, no tiene por qué ser más o mejor español. Del patriotismo al patrioterismo hay un paso, nada más.

 

Porque la grandeza de España no es la Patria, así con mayúscula. España somos los españoles, para bien y para mal. TODOS. Izquierdas y derechas, del norte y del sur. O al menos así debería ser. Sin toros ni sevillanas ni la famosa Furia. Nosotros. La “españolidad”, si es que existe, es realmente difícil de definir en un país tan diverso como este. A lo mejor es que hay infinitas maneras de ser español, con independencia de la lengua que se hable. O del equipo de fútbol del que uno sea.

Dicen que la incultura se cura leyendo. Totalmente de acuerdo, pero mucha de la incultura que tenemos hacia nuestro propio país se arreglaría viajando, escuchando otros acentos, viendo otras costumbres. Comprendiendo a los demás, al fin y al cabo. Cuando una ideología o una opinión queda por encima de las relaciones personales, es que hay un problema grave de fondo. Se puede sentir orgullo de pertenencia a un país, pero eso no le hace a uno ni mejor ni peor persona.

No es más patriota el que más agita la bandera, sino quien aprecia a aquellos con los que trata de convivir, quien valora su país y quien conoce su historia, ayudando a construirlo y a mejorarlo día tras día.

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=25417

Publicado por en abril 30 2012. Archivado bajo General, Opinión, Política. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

1 comentario por “Españoles y antiespañoles: la patria eres tú”

  1. Estimado Corso… mucha razon llevas, pero hay muchos factores que juegan en ese no sentir españolismo en la sociedad española hoy en dia… una simple vuelta a los libros de texto de historia de todas y cada una de las comunidades autonomas facilitaría esa tilde nacionalista en cada rincon de España, así como, los propios medios, que ya de por si generan identidades diferenciadas, y no ya solo con respecto a España sino con respecto a tu comunidad vecina… en fin, triste situación a pesar de que las generaciones que viven hoy, solo viven con ese fantasma llamado Franco llamando a su puerta sin siquiera conocerlo… todos deberian adoptar el amor patrio, como bien dices siendo de Izquierdas, de Derechas, orgulllosos de esa pluriculturalidad que hace a una nacion más rica; del Norte o del Sur… como canta el Himne del Barça

Publicar una respuesta


× nueve = 18

Comentarios recientes

  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...
  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...