|

Más de 100 Mentiras, pero muy bien cantadas

Teresa Aísa (@taisagasca) – Crítica

Desde hace unos meses en el centro de la Gran Vía un gran bombín negro corona lo alto del cartel del Teatro Rialto, anunciando la presencia del musical Más de 100 Mentiras. Una propuesta arriesgada y difícil, pues Sabina es mucho Sabina y se debe tener mucho cuidado con lo que se hace con sus canciones y poemas, ya que una obra de arte musical puede acabar en un desastre sin medida.

Desde un primer momento los productores del musical, Ángel Suárez y José María Cámara, no lo tuvieron nada fácil. Sin embargo, después de un tiempo una llamada de teléfono dio el pistoletazo de salida a una carrera con ambiciosa meta.

“En la Semana Santa de 2006, en el Lhardy y con un cocido madrileño de por medio, Joaquín Sabina dijo que no a nuestra propuesta para hacer un musical basado en su obra. Tres años después, en una de sus escasas llamadas por teléfono me dijo “Jose, vamos a hacerlo”. Y así empezó todo. Ya saben, los hay que ni quieren pastillas para no soñar ni vivir cien años, que no dejan pasar la tentación. Por eso arriesgan y… ganan. Como este musical, que ya ha ganado.

 

Una historia atípica para ser un musical, escrita por su director David Serrano y los guionistas Fernando Castets y Diego San José. Una trama con más de 100 mentiras, engaños, puñaladas traperas, amor, desengaños… pero sobre todo unos personajes salidos de todas y cada una de las canciones del genio Sabina: prostitutas, soñadores, hombres de traje gris, rubias de bote, mafiosos, pusilánimes… de todo un poco.

Tuli (Adrián Lastra), Samuel (Víctor Massán) y Juan (Javier Godino) eran tres amigos en una noche cualquiera, puede ser que fuera trece y pudiera ser que fuera martes, quisieron dar el golpe perfecto. Sin embargo, esa vez el diablo no se puso de su parte y la noche acabó con la vida de Samuel y con Tuli en la cárcel.

Después de que éste último cumpliera tres años de condena, su obsesión es únicamente vengarse de aquel que hizo terminar la vida de su amigo y les tendió una trampa: Fernando Villegas (Felipe García Vélez). Para ello, Tuli se reunirá de nuevo con su antiguo amigo y cómplice Juan, que regenta el bar “Darlings” que le puso su tío Villegas, y con su novia Magdalena (Guadalupe Lancho), hermana de Samuel. El plan ideado parece perfecto, y con la colaboración de algunos otros personajes como el Manitas (Diego Paris), Ocaña (Juan Carlos Martín) o Rossana (Silvia Álvarez) el golpe puede ser perfecto. Sin embargo, las cosas no saldrán según lo previsto y harán falta más de 100 mentiras para solucionarlo.

Un elenco excelente de principio a fin que lleva a escena a la perfección a cada uno de los personajes con una naturaleza que consigue meter a todos los espectadores dentro de escena. Ni muy malotes, ni muy putas, ni muy tontos, las representaciones no se salen de lo creíble en ningún momento. La soltura y gracia de Víctor Massán, el nervio de Adrián Lastra, la serenidad de Javier Godino, presentan una combinación perfecta para la interpretación de esta historia.

La dulzura y poderío de Guadalupe Lancho cautivan hasta el más malo de los malos, como al buenazo y enamorado Juan Carlos Martín, que se lleva al público en el bolsillo con un sorprendente e inesperado baile. Al igual que la risa y la sensación ternura está asegurada con Diego Paris, los pelos se ponen de punta y los corazones se encogen en el momento en el que sale Felipe García Vélez a escena, poniendo al público en el mismo aprieto que pasan los protagonistas.

Cada vez que los primeros acordes de los músicos comienzan a sonar, el público se estremece y trata de adivinar cuál va a ser la canción elegida, viendo tras las primeras sílabas entonadas suspiros y sonrisas. Las adaptaciones de las piezas musicales elegidas no desmerecen apenas a las auténticas, y a pesar de no tener la voz del gran Sabina, son cantadas con potentes y auténticas voces.

Pastillas para no soñar, La del Pirata cojo, Que se llama soledad, Y sin embargo, Yo quiero ser una chica Almodóvar, Contigo, 19 días y 500 noches, A la orilla de la chimenea, Una canción para Magdalena… y así hasta 20 canciones y varios fragmentos de los famosos versos del músico y poeta.

Casi tres horas de obra, pero nos podrían haber dado las diez y las once, las doce y la una, las dos y las tres… que no me hubiera levantado de la butaca.

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=24946

Publicado por en abril 17 2012. Archivado bajo General, Más cultura, Para disfrutar/ Ocio, Teatro. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

1 comentario por “Más de 100 Mentiras, pero muy bien cantadas”

  1. Ahí lo llevas.

Publicar una respuesta


− 2 = siete

Comentarios recientes

  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...
  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...