|

¿Y si Repsol no fuera uno de los principales anunciantes en medios?

Laura García Sáez (@laurasaez92)

Tal y como hemos podido comprobar en los últimos días, desde lo sucedido con la multinacional Repsol YPF, los medios de comunicación y el Gobierno español están a la que salta ante un conflicto que parece ser más bien cuestión de orgullo y honor, y no un problema que afecte gravemente a nuestro país.

Todo empieza cuando, hace apenas unos días, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, decide expropiar a Repsol su filial YPF, quedándose con el control del 51 por ciento de sus acciones. Bajo el lema “la mayoría de países administran su energía, no estamos inventan nada”, anunció que todas las acciones se le expropiarían a Repsol y ninguna al grupo argentino Petersen, de la familia Eskenazi, que posee el 25 por ciento de Repsol-YPF.

“Es la primera vez en 17 años que Argentina tiene que importar gas y petróleo”. Este fue el argumento que utilizó la presidenta de Argentina para justificar la expropiación y nacionalización, además de hacer responsable a Repsol-YPF del déficit de energía. De esta forma, queda quebrado un pacto entre ambas partes, ya que Repsol compró las acciones de YPF en 1998.

Es bien cierto que la actuación de Argentina no es la más adecuada teniendo en cuenta que había un acuerdo de por medio, pero igualmente cierto es que lo sucedido entre estas multinacionales no tiene por qué afectar a los gobiernos español y argentino, ni se trata de un asunto decisivo para nuestras vidas, teniendo en cuenta que en nuestro país contamos con numerosos problemas que aún están por solucionar. Conflictos de este tipo son muy útiles para ser utilizados como cortina de humo, tapando problemas que verdaderamente nos afectan de lleno, como la gran crisis económica que aún perdura en nuestro país, el paro incesante o los enormes recortes que no dejan ni dejarán de torturarnos.

Llama la atención la manera en que se intenta asociar a Repsol con los intereses nacionales, generando un nacionalismo primario bastante peligroso que sirve únicamente para desviar la atención de un país con graves problemas internos.

Es un gran error identificar la empresa petrolera con España, teniendo en cuenta que la mayor parte de Repsol pertenece a capital extranjero, por lo que el gobierno no tiene legitimidad para atribuirse que la representación de la multinacional, y mucho menos entender la expropiación de YPF como un insulto o un ataque hacia España.

El gobierno español muestra una actitud defensiva y mira con recelo la decisión tomada por Cristina Fernández, de forma que el ministro de Industria, José Manuel Soria, en una conferencia de prensa junto al ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguró tras conocerse la noticia, que la expropiación decidida por el Gobierno argentino es “una decisión contra Repsol y, por tanto, contra España y contra el Gobierno de España”.

Dejando a un lado el profundo nacionalismo que normalmente aflora en España en esto casos, hay que pensar en frío lo que está sucediendo y no solo en el hecho de que el gobierno pretenda hacer de este problema un conflicto entre España y Argentina, sino también el hecho de que los medios de comunicación españoles mantengan esa misma actitud crítica e intenten proteger en exceso los intereses de la multinacional. Quizás sólo pueda explicarse por la simple razón de que Repsol se consolida como uno de los principales anunciantes en los medios de nuestro país. Sin anunciantes no hay financiación, y sin financiación no hay medios, por lo que la publicidad de esta petrolera es demasiado importante como para no defender sus intereses a capa y espada cuando se ve envuelta en cualquier conflicto como este.

Al fin y al cabo, los medios sólo buscan sobrevivir en los crudos tiempos en los que nos hallamos, aunque tengan que defender lo indefendible o mostrarse críticos con temas en los que quizás no merecería la pena hacerlo. ¿Qué ocurriría si Repsol no tuviera dueños españoles, ni acciones de empresas españolas?, ¿y si Repsol no fuera uno de los más relevantes anunciantes del mercado publicitario español? Si esto ocurriera la realidad sería bien distinta, y quizás los medios no mostrarían una postura tan radical, y por supuesto, el Gobierno tampoco. En ocasiones los intereses particulares son los que prevalecen por encima de todo, es algo que está a la orden del día.

 

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=25145

Publicado por en abril 29 2012. Archivado bajo General, Periodismo. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


tres + = 9

Comentarios recientes

  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...
  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...