|

‘Toledo’, el Titanic de Antena 3: la serie que nunca se podría hundir

REPORTAJE Y ENTREVISTAS

‘Toledo’, el Titanic de Antena 3

 

David Redondo. (@Dr_Redons) – Reportaje 27/04/2012

El 10 de abril de 1912 el transatlántico Titanic zarpaba desde el puerto inglés de Southampton con destino a Nueva York. Realmente, el destino era lo de menos pues la mayoría de las 2.227 personas de distinta clase social que viajaban en él sólo perseguían poder contar a sus hijos y a sus nietos que ellos embarcaron en aquel primer viaje de un coloso de la ingeniería naval llamado ‘Titanic’.

 

La prensa de la época, altavoces de los constructores, alababan con grandilocuencia las virtudes de este barco. Hasta tal punto que lo denominaron el ‘insumergible’; calificativo que esbozaba una sonrisa en los dueños y en los creadores de la nave. También el azar debió sonreír al leer estos titulares. Muy distintas serían las portadas de esos rotativos el 14 de abril cuando ‘El insumergible’ pasó a ser el fracaso de la soberbia y la vanidad humana, términos estos que no nos resultaría complicado encontrar en cualquiera de las crónicas de la época.

 

Desde entonces ha habido muchos ‘Titanic’. El ser humano sigue vanagloriándose de todo cuanto crea ya sea un barco, un puente o una serie de televisión.

 

La serie ‘insumergible’

Casi 100 años después del hundimiento del Titanic, Antena 3 presentaba a bombo y platillo la que debía ser la madre de todas las series históricas hechas hasta la fecha en España: ‘Toledo, cruce de destinos’. El dossier de prensa, los datos facilitados por la cadena y la productora –Boomerang-, las declaraciones de sus máximos responsables… así lo hacían pensar. “La serie ‘Toledo’ alterna su rodaje entre exteriores, situados en las localidades de Pedraza, Soria, Sigüenza, La Granjilla  y la propia ciudad de Toledo, y los interiores, que se graban en un plató de 1500 metros cuadrados construido especialmente para esta ficción. El set de rodaje está ubicado en la localidad de Fuenlabrada, precisó de nueve semanas de acondicionamiento y una labor previa de dos meses a cargo de la dirección de arte y diseño de la productora”, rezaba el dossier facilitado a la prensa el día de su presentación, en enero del presente año 2012.

 

Escena de lucha en 'Toledo'

 

Desde el gabinete de comunicación de la serie se esforzaban en hacer hincapié en los aspectos históricos de una serie ambientada en el Toledo del siglo XIII: “Aparte de los trajes confeccionados y diseñados con telas traídas de diferentes países del mundo (Italia, Francia, Alemania, Marruecos o España), la serie cuenta con unos 1200 trajes de vestuario para la figuración, algunos de los cuales fueron utilizados en películas como ‘La leyenda del Cid’, ‘El reino de los cielos’ o ‘Prince of Persia’”. Eso sí, no dejaba de ser curioso que parte  del vestuario utilizado perteneciera a ficciones ambientadas en diferentes siglos que la serie de Antena 3. Sería algo así como si ‘Cuéntame cómo pasó’ presumiese de usar ropas de películas como ‘Alatriste’.

 

No obstante, su apuesta por ser fiel a la Historia parecía clara: “Las armas y espadas de los protagonistas han sido elaboradas por un armero de Toledo con un diseño especial para cada una, ya que en la empuñadura tienen grabado su escudo heráldico. Las camas utilizadas en las estancias de Palacio llevan también grabadas la heráldica de cada personaje, y las lámparas de aceite están basadas en las de época pero construidas especialmente para la serie por un alfarero cordobés.”

 

Emilio Díez, creador de la serie: “No creo que haya una crítica televisiva seria en este país.”

A todo este despliegue de medios del que nos hablaba el departamento de comunicación de la cadena y la productora, hay que sumarle algunas cifras que nos hacían esperar demasiado de esta ficción televisiva. Cada capítulo de ‘Toledo’ rondaba los 640.000 euros, según me contó Emilio Díez –coordinador de guiones de la serie y creador de la misma- . Daba trabajo a casi una centena de personas entre actores, técnicos, ayudantes… Cada capítulo empleaba a una media de 70 figurantes. El coste, por ejemplo, de alquilar un palacio para grabar era de unos 3000 euros diarios, mientras que para grabar en las calles de Pedraza o Sigüenza, la productora debía pagar unos 2000 euros. Datos todos ellos facilitados por la propia productora para la elaboración de este reportaje.

 

En su reparto, actores de renombre: Juan Diego, Fernando Cayo o Álex Angulo encabezaban, junto a un experimentado actor de doblaje como Eduard Farelo y una reconocida Patricia Vico, el equipo de actores que debían llevar esta serie hasta el top de las audiencias y la crítica.

 

Algunas disonancias

A pesar de todo lo anterior, la serie mostraba algunas destemplanzas que parecían chirriar con lo que finalmente tendría que ser un producto de calidad superior, tal cual se presentaba.

En primer lugar, algunas declaraciones de protagonistas y responsables de la serie días antes de su estreno confundieron al público y crítica sobre qué nos encontraríamos exactamente. Goyo Quintana, director de Boomerang, aseguró: “‘Toledo’ es una serie histórica, pero contemporánea”. Una afirmación un tanto ambigua que se pudo entender algo mejor tras escuchar a Maxi Iglesias, Martín en la serie, afirmar: “Si ‘Toledo’ fuera totalmente histórica la gente se aburriría’.

 

Maxi Iglesias, Jaime Olías y Adrián Expósito en 'Toledo'

 

 

También la crítica albergaba sus dudas –antes del estreno- de que el ex actor de ‘Física o Química’, Maxi Iglesias, estuviera capacitado para llevar el peso de ser protagonista en una ficción de este tipo. Tras la emisión del primer capítulo, fueron muchos los críticos televisivos que despejaron sus dudas: “Ni siquiera actores de renombre como Juan Diego o Fernando Cayo está al nivel que cabría esperar de ellos. A otros, como Maxi Iglesias, simplemente no nos los creemos.” publicaba el blog de televisión de El País.  En el Heraldo de Aragón: “para menos bien, con ese Cabano que ha dejado el ‘insti’ por la fiel espada triunfadora, y que le pone intención, pero que de momento solo es Maxi en su nombre”. Álvaro Onieva, en Vayatele.com escribía: “El reparto de ‘Toledo’ es muy irregular y Maxi Iglesias es el eslabón más débil de la cadena. No es que su nivel interpretativo haya variado mucho desde ‘Física o Química‘, pero si haciendo de adolescente problemático llegaba con dificultad a un aceptable, aquí no consigue ni de lejos que nos creamos que pertenece a la época medieval y no ha salido de una tienda de disfraces.”

Y era este otro de los aspectos que nos produían ciertas dudas sobre la serie: la irregularidad del reparto. A los ya citados y reputados Juan Diego, Cayo o Álex Angulo se le sumaban –con gran peso en el desarrollo argumental de la serie-, actores prácticamente desconocidos y cuya experiencia es casi nula, aunque esto no sea –ni deba ser- sinónimo de poco talento. Paula Cancio –actriz que daba vida a Diana- había grabado capitulares en ‘Los Serrano’, ‘Hospital Central’ y un pequeño papel en la última temporada de ‘Cuestión de sexo’. Paula Rego – Fátima en ‘Toledo’- es una modelo cuya única experiencia en tv es un personaje secundario en ‘Senyor retor’, una serie de la televisión valenciana. El actor que interpretaba al príncipe Sancho, Miguel Barberá, también procede del mundo de la moda cuyas incursiones televisivas más destacables hasta la fecha habían sido un personaje en una serie de Canal 9 y otra en Cuatro –cancelada a los 4 capítulos-. Por su parte, tanto la trayectoria previa de Beatriz Vallhonrat –Blanca- como de Adrián Expósito –Cristóbal-, era una incógnita.

 

No es extraño pues que, tras el primer capítulo, Natalia Marcos escribiera en El País que la serie nos había dejado “unas interpretaciones en general poco creíbles”.

 

‘Toledo’ zarpó en loor de multitudes

Si bien es cierto que no estaba del todo claro si la serie alcanzaría las elevadas expectativas creadas por Antena 3 y la productora – que en una excepcional campaña de autopromoción llevó a los actores de la serie a todos los programas bandera de la cadena-, esas dudas previas no hicieron más que aumentar el deseo ver el primer capítulo de ‘Toledo’, que no dejó indiferente a nadie.

 

‘Toledo’ zarpó el martes 10 de enero, con una audiencia que rondó el 20% de cuota de pantalla con 3.541.000 espectadores, siendo el tema más comentado en redes sociales durante su emisión. Consiguió además el minuto de oro del día a las 23:45 horas, con 3.955.000 espectadores y 23,3% de la audiencia.

 

La ficción de Antena 3 lideró entre el público de 25 a 64 años, con cuotas superiores al 20%. Sus mejores  registros fueron en el grupo de 45 a 54 años (22,7%) y en el de 55 a 64 (22,2%).

 

En el rodaje de 'Toledo', Maxi Iglesias y Eduard Farelo

Y, aunque positivo, un dato parecía que podría aguar la fiesta en futuras emisiones. En tres comunidades autónomas la serie obtuvo unos resultados de audiencia estratosféricos: Castilla-La Mancha (34,1%), Madrid (25,3%), Castilla y León (31,2%). Sin embargo, en el resto, su share fue inferior al ese 19,7% que marcó en el cómputo nacional. 

 

La emisión del segundo capítulo, una semana después, enfrió algo la alegría inicial, pero aún así logró un gran dato de audiencia: más de 3.100.000 espectadores y un 16,5% de share. Sería a partir de este segundo capítulo cuando la serie comenzaría su caída en picado.

 

Paula Cancio: “Que la audiencia haya bajado no creo que haya sido exclusivamente por no haber sido fieles a la Historia.

 

El iceberg de ‘Toledo’

El gran dato de audiencia tras el primer capítulo quizá cegó o ensordeció a los responsables de la serie que no quisieron ni ver ni oír las críticas que llegaron al día siguiente de la mano de los distintos blogs y secciones de televisión de diarios generalistas y medios especializados. También desoyeron a gran cantidad de público que en redes sociales manifestaron su decepción con la puesta en escena de la serie tras  la emisión de los dos primeros capítulos.

 

Las quejas del público iban muy en consonancia con lo que Alberto Rey escribía en El Mundo dos semanas después del estreno de la serie: “Si no puedes iluminar en condiciones (es decir, no como si fuese un quirófano) un interior, no uses ese interior, si no sabes cómo resolver una escena, quítala del guión y si tienes a un actor como Eduard Farelo, de imponente voz pero torso no tan imponente, no le quites la camiseta en ningún momento. Y a Israel Elejalde (me rompí las manos aplaudiéndole en ‘Veraneantes’ y ‘La Función por Hacer’)  no lo decapites en el primer episodio, decapita a Rubén Ochandiano. […]  No fusiles escenas de ‘Juego de Tronos’ y no tires el dinero en unos escenarios en los que conviven detalles exquisitos con absurdos absolutos, como esa mazmorra iluminada a lo suite presidencial del Mandarin Oriental de Nueva York. Porque lo que haces mal llamará mucho más la atención que lo que haces bien y entonces nadie se fijará en lo bueno de la serie. En ‘Toledo’ hay cosas buenas, pero las malas saltan más a la vista”. Un gran porcentaje del público empezó a hacer mofas con escenas en las que los ejércitos -musulmán o cristiano- no estaban formados por más de 10 soldados. Tampoco gustaron demasiado los decorados, pues muchos apuntaban a que era muy evidente el material cartón piedra del que estaban formados; consecuencia esta, quizá de la excesiva iluminación.

 

¿Un palacio de cartón piedra?

 

Algo que llamó, del mismo modo, la atención a la gente fue la tremenda pulcritud de todos los personajes tanto en sus ropas como en su higiene personal, una característica imposible de la Edad Media; así como las perfectas dentaduras exhibidas por los actores y que nadie del equipo de la serie pensó en retocar.

 

Por último, otro aspecto muy criticado fueron los desnudos innecesarios de las bellas actrices que componen el reparto. El crítico Fernán Monegal escribía así en El Periódico de Catalunya: “Otra cosa son las incrustaciones de escenas de sexo, bragueta, polvos silvestres y otras alegrías tórridas. Hombre, aun siendo en efecto alegrías, se han pasado un poco: en este primer capítulo ya hemos asistido a una accidentada fornicación sobre cama, una salvaje violación de una doncella, y a un desnudo integral que no venía a cuento.”

 

Preguntado sobre este tema, el creador de la serie –Emilio Díez- me responde tranquilo en su despacho ubicado en el mismo plató de ‘Toledo’ en el polígono de Cobo Calleja (Fuenlabrada): “En cuanto a lo de los desnudos o no desnudos… Nadie te dice “mete más desnudos”, escribes porque, de alguna manera, quieres dar un toque más sensual con un personaje o ya que tienes una actriz muy atractiva, quieres resaltarla. Pero realmente no existe esa especie de leyenda urbana en la que hay un tipo de la cadena diciendo “mete más desnudos”. Como mucho se puede hablar o tomar como referencia otra serie donde sí hay desnudos y al público le gusta. “

 

Otro colectivo bastante descontento fue el de los historiadores. Vanessa Buendía está especializada en Historia Medieval y Paleografía. Al preguntarle por ‘Toledo’ desde un punto de vista histórico, de lo primero que habla es de Alfonso X –encarnado por Juan Diego- y su familia: “Según la serie, el rey Alfonso X tiene dos hijos, Fernando y Sancho. Este último el mayor y futuro heredero y Fernando, el supuestamente pequeño. Pues bien, cabe mencionar que además, aunque no conocemos en la serie, tuvo hijas como Berenguela -la mayor de todos los hermanos y que murió más tarde que el futuro rey Sancho IV (-1300) y Beatriz, quien sí murió antes, pero no tanto (1280)-. Luego viene nuestro conocido Fernando [interpretado por Jaime Olías],  quien quitó la herencia al trono a su hermana Berenguela que pretendía serlo al no nacer barón. Este murió en 1275, a los 20 años, como su hermana Leonor, dejando el trono a su hermano menor, Sancho, el futuro rey a la muerte de su padre. Después de eso, hay 2 hijas más: Constanza, que fue monja, y Violante, de la quien se tiene poca información. Además, hubo otros 3 hijos. Con todo esto, me resulta increible como pueden no solo alternar los dos hijos principales sino obviar una saga tan grande como fue la descendencia de Alfonso X y Violante de Aragón”.

 

Desnudo de la actriz Paula Rego en 'Toledo'

 

Vanessa también nos advierte de otros errores de documentación o, si esos errores no existieron, sencillamente nos habla de lo que pudieron ser libres interpretaciones de la Historia por parte de los creadores de la serie: “La reina y cualquier mujer de la serie aparecen en muchas ocasiones con el pelo descubierto. Error. Las mujeres en la Edad Media debían salir a la calle con la cabeza cubierta, como van actualmente las musulmanas, ya que era una deshonra y salir al descubierto, eso era cosa de las rameras. Luego, siguiendo con la familia real, me parece otro error que salieran por ahí sin soldados o escoltas. No podían pasearse como ‘Pedro por su casa’ ya que eran ellos los que la solicitaban para no tener que acercarse a la muchedumbre. Otra cosa, aunque parezca demasiado minuciosa, pero que en la serie le dan importancia, es que el Rey en el primer capítulo aparece con una de ‘Las Partidas’ enrollada en un pergamino. Otro error ya que ‘Las Siete Partidas de Alfonso X el Sabio’ eran códices, y como tales, fueron redactados directamente en enormes libros miniados en oro, no eran pergaminos.”

 

Miguel Barberá:  “hay productos mucho peores que ‘Toledo’ que están funcionando mucho mejor.”

 

¿Qué dicen los protagonistas?

La caída en la audiencia se produce ya en el tercer capítulo, 2.524.000 espectadores y 13,3% de share. En dos semanas la serie pierde casi un tercio de los telespectadores que vieron el primer episodio. Si la crítica le había vuelto la espalda tras la emisión de los primeros capítulos, parece que los telespectadores habían comenzado el mismo proceso. Esos dos millones y medio de espectadores sería su mejor registro en los diez capítulos que restaban de la primera –y a la postre última- temporada. Desde este tercer capítulo, la serie anotó 8 episodios con una cuota de pantalla inferior al 13,5% que fue finalmente el share medio de la temporada.

 

Los cronistas que escribieron sobre el hundimiento del Titanic del día 14 de abril de 1912 pusieron su punto de mira en la vanidad de quienes jamás contemplaron que aquel fruto del hombre pudiera fracasar.

 

Paula Cancio y Miguel Barberá

En ‘Toledo’ cuesta creer que alguno de sus responsables o protagonistas barajasen la posibilidad de fracaso escuchando sus declaraciones en las primeras semanas de emisión. Incluso cuando el bajón en la audiencia ya era pronunciado y la crítica televisiva se había despachado a gusto. Patricia Vico –Violante en la serie- comentaba: “Toledo’ es una serie adictiva, cada capítulo es mejor que el anterior”.

 

Ni si quiera cuando los rumores de no renovación parecían ser más que simple habladurías, ni siquiera cuando actores como Ruben Ochandiano hablaban en Twitter abiertamente con expresiones como “nos cierran el chiringuito”, ni siquiera entonces había una auténtica autocrítica.

 

Restaban dos o tres capítulos para el final. En el rodaje de ‘Toledo’ había cierta tensión latente envuelta en tensa normalidad. Comiendo estaban los actores Miguel Barberá y Paula Cancio para atender a mis preguntas.

 

-          La audiencia ha ido a peor y las críticas no son buenas, ¿Qué ha hecho mal ‘Toledo’?

-          Paula: En cualquier proyecto se debe hacer autocrítica porque seguro que hay cosas que se podrían haber hecho mejor. Pero yo me siento parte de un proyecto muy competente.

-          Miguel: La cosa es decidir qué dar. ‘Toledo’ es una ficción que no es histórica. Esta serie es la historia de Rodrigo. Es una historia de culturas de aquella época… ¿el error ha estado en las promos que hemos querido vender la historia de Alfonso X El Sabio de verdad? No se sabe. Pienso que hay productos mucho peores que están funcionando mucho mejor.

-          Paula: Creo que estamos en un momento, por cómo está este país, en el que la gente tiene muchas ganas de reírse. Ahora mismo una comedia, no tienes que pensar… ‘Toledo’ es una serie densa que tienes que seguir capítulo a capítulo y en la que no te puedes perder ninguno porque en todos ellos pasan cosas. Y para una serie tan densa, quizá el horario no es el mejor…

 

Mientras Miguel apuntaba como causa posible del fracaso de la serie la búsqueda indiscriminada de llegar a cualquier público, Paula se mostró siempre más partidaria de defender que ‘Toledo’ fue más víctima de las circunstancias –como coincidir con partidos de Copa del Rey- que de sus propios errores. ¿Falta de autocrítica? ¿Qué cambiarían ellos de lo que se ha hecho en estos meses?

 

-          Miguel: Antena 3, al ser una cadena comercial busca un producto que le sea rentable. Esto lo hacen bien los americanos, pero nosotros no tenemos el mercado que tienen los americanos. Sus productos se venden en todo el mundo, por eso se pueden permitir el lujo de hacer un prime time de 45 minutos.

-          Paula: En un principio, sí que hubo críticas muy duras por el tema de que no éramos fieles a la Historia -habíamos cambiado personajes, etc -, pero creo que eso fue en un momento dado… que la audiencia haya bajado no creo que haya sido exclusivamente por no haber sido fieles a la Historia.

-          Miguel: Quizá el error haya sido querer abarcar demasiado, quizá nos hubiéramos tenido que ceñir históricamente a lo que pasó en lugar de querer llegar a todo el mundo y a toda la audiencia. Pero no sé… Tú como empresa intentas hacer un producto en el que toda la familia se siente a ver ese producto.

-          Paula: Lo que tiene hacer una serie así en una cadena privada es que no estás en TVE. En TVE, tal vez, los espectadores exigen que todo sea mucho más fiel a la Historia. Pero nosotros lo que hemos hecho es la historia de Rodrigo [personaje inventado], no de Alfonso X. Esta serie intenta, por una parte, un público concreto con historias de amor; por otra parte, un público juvenil con tramas juveniles; por otra, un público que le gusten más las aventuras con las guerras…  A lo mejor hay que aprender más de los americanos y enfocarnos a un público en concreto.

-          Miguel: Los americanos también hacen cosas malas. Yo considero que ‘Toledo’ es un producto digno, muy digno. De hecho, de lo que se está haciendo en España, de lo mejor.

 

Tanto Paula como Miguel, dos actores que han pasado por Cuatro, pero que se conocieron en este proyecto de Boomerang, dejan caer en el horizonte que, quizá, una serie que no hubiera querido agradar a todo el mundo, hubiera funcionado mejor. No es algo que piense Emilio Díez, creador de la serie, quien esquiva una y otra vez mi pregunta sobre las razones del maltrato de la crítica y la pérdida de público:

 

La Reina Violante de 'Toledo' no se cubría el pelo

 

“La crítica televisiva en este país, yo la cuestiono abiertamente. No creo que haya una crítica televisiva seria en este país. Los que escriben, incluso en El País o en El Mundo, es más una especie de descalificación genérica de la ficción española más que una crítica con argumentos. No creo que exista, realmente, una crítica televisiva seria en este país.

A partir de ahí es evidente que no hemos acabado de conectar con el público, los datos [de audiencia] son descendientes. Ahora mismo es todo demasiado reciente como para hacer un análisis. Supongo que hay cosas que hemos hecho mal, pero no sabría ahora mismo decirte qué hemos hecho mal.”, me dice en su despacho Emilio.

 

-          ¿Le ha podido influir a la gente el hecho de que en su presentación se dijera: “esto es una serie histórica, pero contemporánea”? ¿Crees que el hecho de haber ficcionado la Historia tiene algo que ver?

-          Es difícil saberlo. No creo que ese sea el problema. Creo que lo que se intentaba decir es que ‘Toledo’ sería una serie ambientada en el siglo XIII, pero que interesaría a la gente del s. XXI porque los conflictos no eran tan diferentes. Si hubiésemos sido absolutamente rigurosos históricamente, habría sido otra serie. En cualquier caso, ninguna serie es rigurosamente histórica.

-          Si volvieras a noviembre de 2010, cuando me dices que surgió la idea de esta serie… ¿volveríais a hacer lo mismo? ¿Cambiaríais algo?

-          Cambiaríamos algunas cosas que son claramente mejorables. En esencia, te digo que no sé si habríamos tomado alguna decisión en contenidos muy diferente. No sé por qué algunas series  funcionan y otras no.

 

Emilio, quien se declara abiertamente fan de Los Soprano, insiste en si trabajas para Antena 3 o Telecinco –él ha formado parte del equipo de guionistas de ‘Periodistas’ o ‘ Los Serrano’, entre otras series- que el modelo de serie americana de HBO es imposible en nuestro país:

“La comparación con HBO hay que ponerla en su justa medida. HBO es una cadena de pago, minoritaria. Sus productos no son comparables a los de una cadena generalista española. En España su equivalente podría ser Canal+ con el ejemplo de ‘Crematorio’ que es una serie dirigida a sus abonados.Por tanto, son públicos distintos y el tipo de serie que se plantean tienen que ser distintos.

Nosotros tenemos varios condicionantes: tenemos que hacer series para un público mayoritario –porque vamos a hacer series para cadenas generalistas–, tenemos menos presupuesto y menos tiempo para preparar los guiones. Esta serie por ejemplo la hemos preparado en seis meses (13 capítulos de 70 minutos)”

 

 Y una noche de abril,  el coloso se hundió…

La noche del 14 de abril de 1912, el Titanic, después de chocar contra un iceberg, se hundía en las aguas del mar Atlántico ante la mirada impertérrita de sus tripulantes y de los que ya se encontraban en los botes salvavidas.

Un siglo después, también en una noche de abril  -la del día 3- Antena 3 vio como las aguas de la audiencia se tragaban una de las apuestas más firmes que la cadena ha hecho en los últimos años. ‘Toledo’ se despedía de los poco más de dos millones de telespectadores que acompañaron a la serie hasta el final, como los músicos de la orquesta del Titanic. Fue su peor dato de audiencia, apenas un 11,1% de cuota de pantalla.

Fue el final de una serie nunca pensada para una temporada. “Para mí, la duración ideal de ‘Toledo’ deberían ser 3 ó 4 temporadas, pero va a depender de las circunstancias”, me comentaba Emilio Díez.

Quizá a Emilio y a los responsables de la serie les ocurrió como a Joseph Bruce Ismay, el dueño del Titanic, y nunca pensaron en que, su gran obra, podría naufragar al poco de abandonar el puerto. O quizá Alberto Rey, en El Mundo, tuviera razón y ‘Toledo’ tuviera cosas buenas, pero las malas saltaron más a la vista.

De una forma u otra, ‘Toledo’ como el Titanic, son ya historia.

 

 

 

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=25331

Publicado por en abril 27 2012. Archivado bajo Con nombre propio, David Redondo, Entrevistas PDE, General, Más cultura, Reportajes PdE, Televisión. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

3 comentarios por “‘Toledo’, el Titanic de Antena 3: la serie que nunca se podría hundir”

  1. Buen artículo y muy interesante. Personalmente vi solo tres por tiempo. Llego muy tarde a casa por la noche y al no gustarme ver las cosas empezadas pues ya después del 3 me era imposible y la dejé.

    Cierto es que había cosas muy mejorables (esa peluca de Juan Diego Por Favor!) pero por ejemplo para mí Eduard Farelo estaba de premios!!

    Eso que dicen de que la gente de TVE busca que las series respeten más la Veracidad Histórica y las de los canales privados NO me ha dejado muy Alucinada. En serio? Venga YA!!! Estas cosas de las series son raras yo imagino que es que la gente no empatiza con la historia que le cuentan y acaban por dejarla de ver sean respeten o no la historia, al margen.

  2. Me gusta mucho la comparación que haces Titanic-Toledo.
    Es el primer artículo que leo aquí y he de decir que hay nueva lectora:)
    Respecto a lo de la serie: vi Toledo durante los 4 capítulos, o quizá 5, primeros y la dejé. Pero no tuvo nada que ver en si fue fiel a la historia o no (ya que yo soy pésima en ella y los fallos ni los divisé), sino porque se me hizo pesada y repetitiva.
    Además que Maxi Iglesias no daba nada la talla y me ponía nerviosa cada vez que salía.
    Pero bueno, que se le va a hacer, todos los días zarpan nuevos barcos :)

  3. Lo que más me satisface es lo de que tenemos una nueva lectora: Muchísimas gracias :)

    David Redondo.

Publicar una respuesta


+ 3 = diez

Comentarios recientes

  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...
  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...