|

Judith Arteaga: peleando por el arte “cueste lo que cueste”

Isabel Álvarez Barrio (@ialvarez111)-Entrevista

Podría haber despertado esta mañana en Pekín, París o Nueva York, pero nos encontramos con Judith Arteaga en Logroño, donde tiene su galería de arte y desde donde impulsa a nuevos creadores fuera de nuestras fronteras. Esta riojana recorre el mundo en busca del lugar perfecto para situar Residencias Internacionales,espacios donde los artistas vivan y creen con nuevas influencias, y desde allí exponer su trabajo al mundo y comercializarlo por todo el globo. Una iniciativa que se plantea como un soplo de aire fresco para renovar el panorama artístico nacional.

El proyecto: La Residencia Internacional de Artistas.

En la España de los recortes, la de la crisis o la del déficit, tenemos la suerte de encontrar ese tipo de jóvenes que sin pretenderlo se convierten en emprendedores que revitalizan las estructuras fijadas. Judith Arteaga se ha propuesto hacerlo, alejarse del mercado convencional del arte y llevar e innovar con una llamativa iniciativa. “El proyecto nace hace ahora tres años y en un primer momento era solo la idea de hacer un programa de residencias para artistas porque a mi me interesaba sobre todo el proceso de creación”, afirma, haciendo énfasis en la idea de que “ quería decirle a la sociedad riojana y sobre todo a los artistas riojanos que había algo más allá, que podíamos ser una potencia también en cuestión de arte y que no hacía falta tener que irse obligatoriamente de nuestras fronteras porque sino no eres nadie.”

Desde Logroño, Judith se lanzó a Pekín para fundar la primera de una serie de Residencias de Artistas, donde se envía a los creadores varios meses para que desarrollen su trabajo. Un sistema que funciona con una simplicidad aparente, que esconde una ingente red de contactos: “los artistas presentan un proyecto, nosotros lo valoramos, lo valoran también allí (Pekín) y elegimos los que creemos que tienen algo diferente, que tienen algo que aportar a la Residencia y que nosotros también podamos aportarles algo”, explica. “Si el proyecto pasa todos los filtros, los artistas se van allí y lo desarrollan, depende de ellos el tiempo. La idea es observar cómo el entorno y la cultura moldean al artista y hasta ahora ha tenido resultados tremendamente positivos”.

La universalidad del arte cobra una nueva dimensión en este intercambio cultural, que como remarca Judith se resume en que los creadores “siguen teniendo su lenguaje, porque uno no cambia su lenguaje de la noche a la mañana, pero han evolucionado mucho y se han adaptado al espacio en el que están y eso es muy enriquecedor para el artista y para su trabajo y cuando ha pasado el tiempo y vuelven, esa evolución no se para sino que va más allá.” Judith se llena de orgullo cuando ve cumplidos sus objetivos “es lo más importante para nosotros, descubrir que teníamos razón y si que es importante el lugar donde se crea.”

La producción de los artistas se distribuye entre Pekín y España, de tal forma que se pueda comercializar y exhibir internacionalmente con mayor facilidad. Ya que su financiación viene de las ventas, pues “no hay ayudas de ningún tipo, lo que ganamos se reinvierte en el proyecto, nosotros tenemos gastos de los espacios y demás y la forma de financiarlo es: si vendemos se puede financiar, sino no. Es un poco arriesgado pero yo tenía claro que quería llevar a cabo el proyecto, costase lo que costase” y concluye tajante “Nací sabiendo que la situación era difícil pero que lo podía hacer y era el momento de hacerlo”.

Las ciudades: Pekín, París, y más.

Estos tres lugares son clave en el proyecto de Judith. Pekín albergó la primera de las residencias hace tres años. “Este espacio por supuesto, como está destinado para los artistas y pensado por ellos, pues tiene todo tipo de tiendas de materiales, tiene más de 100 museos, tiene galerías…”, comenta. Qué mejor manera de emerger que ir al corazón del rey de los países emergentes, “estuvimos planteándonos cual era el mejor lugar para crear esta primera residencia, que fuese un lugar que nos permitiese económicamente tener un espacio amplio y que además fuese un choque cultural para el artista porque la intención era comprobar si el lugar donde se crea una obra y la cultura influye a la hora del trabajo final del artista o no”.

Tras Pekín, llegó la Residencia de París, “y teníamos las miras puestas en Alemania, si no era en Berlín era en Leipzig, punto estratégico para nosotros en el arte y por supuesto queríamos ir a Brasil.” Y cada ciudad aporta algo al proyecto porque “en Pekín lo que tienes es la residencia, un lugar maravilloso para producir, Nueva York para vender y París nos permite esta mezcla de crear y de tener lugares maravillosos para exponer.”

¿Hacia dónde va el arte contemporáneo? ¿Dónde queda la crisis?

“Llega un momento en el que el todo vale ya no es y se necesita ser diferente, que es lo que buscamos con el proyecto. Las crisis si vienen bien es para eso, se empieza a hacer barrido y solo queda el que se pueda mantener, el que está haciendo las cosas diferentes, lo que no se ha visto. Entonces es importante saber que las crisis son buenas y son malas.” Y en esa voluntad de encontrarle hasta a esta crisis un punto de vista positivo, también tiene un planteamiento tremendamente optimista sobre nuestro arte emergente: “está a la altura de cualquier otro mercado artístico, igual que pueden estar los alemanes, los franceses…cualquier europeo y que cualquier otro país emergente.”

“Si todo el mundo es consciente de que nadie se va a hacer rico en cultura, ni en el arte que manejamos, si somos conscientes de eso y lo desarrollamos, es beneficioso para todo el mundo, lo que no tiene sentido es en estos casos, ir a lo individual” Judith presenta un cambio esperanzador que aleja el esnobismo del mercado del arte y lo enriquece “Si al final, si todas las partes quieres, si ponen de su propia voluntad, se pueden hacer muchas cosas”, asegura.

Nos despedimos de esta joven con un mensaje luchador como pocos y cargado de fuerza para no dejar de hacer y de crear cuando nos dice: “cuantos más palos nos dan, más hay que pelear por la cultura”.

 

 

 

 

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=25666

Publicado por en mayo 6 2012. Archivado bajo Arte, Entrevistas PDE, General, Más cultura. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


− 3 = tres

Comentarios recientes

  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...
  • Jorge: Es normal que la den papeles de niña buena, no tiene apariencia de maldad Lucía Ramos. Ojalá tenga buena...
  • Enki: Soy francés, leo mucho le prensa de varios paises (Francia, España, Inglaterra, EEUU, Mexico…) y puedo...
  • Binah: No eres de Pacífico, eres de Vallecas, vivías al lado de la piscina municipal, pero te fuiste a vivir a esa...
  • pablo b.g: Por favor ¿ donde esta ” los serrano”? , con todos mis respetos le da cien vueltas al barco y...