|

Los políticos, su discurso y el donde dije digo, digo…

Adrián Bujalance.- Opinión (29/06/2012)

Vivimos tiempos convulsos. Tiempos en los que ruedas de prensa o comparecencias de un determinado mandatario hacen virar bruscamente el rumbo de la economía de un país. Tiempos en los que lenguaje y comunicación juegan un papel de vital importancia en el mundo de la política, provocando que dichos aspectos sean tratados con mimo. Sin embargo, la política española parece vanagloriarse de ser la excepción a la regla. Así, en un contexto marcado por el déficit público y las necesidades de refinanciación de nuestra banca, el verdadero problema al que nuestros políticos eluden hacer frente, no es otro que llamar a las cosas por su nombre.

 

Este vicio comienza a ser tan frecuente en nuestros representantes, que ni siquiera hace falta tirar de hemeroteca para encontrar demasiados supuestos, en los que la clase política, haciendo uso de juegos de sinónimos, intenta enmascarar la  realidad a la opinión pública. Juegos, en los que gustan de participar los dos grandes partidos de nuestro país, principalmente cuando logran detentar el poder. Así, en estas semanas la ciudadanía parece estar reviviendo un déjà vu en el que, si bien, cambian los protagonistas se mantienen sus intenciones.

 

Como no podía ser de otra forma, el ejemplo más sobresaliente es la negativa de nuestro gobierno a pronunciar la palabra rescate. Palabra que, a día de hoy, ocupa el rol de tabú que antaño ocupó la palabra crisis para Zapatero. Si bien, parece que nuestros gobernantes siguen, hoy día, sin percatarse del hecho de que no pronunciar una palabra, no hace desaparecer la situación que la misma describe. Por ello, por mucho que nos neguemos a aceptar que este préstamo de 100.000 millones de euros ha de concebirse, no por la forma sino por el fondo, como un rescate, lo cierto es que esto no va a cambiar que las condiciones macroeconómicas terminen por llegar más tarde o más temprano.

El hecho de sacar pecho vendiendo una imagen que nos diferencie de países como Irlanda o Portugal y en la que el rescate se concibe como un triunfo, no provoca otra reacción que la desconfianza. Desconfianza, en la capacidad de nuestro gobierno para comprender y asumir la situación en la que nos vemos inmersos. Pues ante una ayuda financiera de tal magnitud, nuestros colegas europeos esperaban, ante todo, humildad y no, declaraciones altisonantes y fuera de lugar. Así, hemos terminado por entrar en un bucle de desmentidos sobre quien ha presionado para obtener dicha ayuda financiera y sobre las condiciones de la misma. Una incertidumbre que no se resolverá con claridad hasta la cumbre europea del día 28 de junio, día en que podremos analizar el rumbo, que le recomienda seguir el gabinete de comunicación a Mariano Rajoy, y en que veremos si los tabús caen en el olvido por la fuerza de los acontecimientos.

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=28139

Publicado por en junio 29 2012. Archivado bajo En mi opinión..., General, Opinión, Política. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


× seis = 54

Comentarios recientes

  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...
  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...