|

El séptimo arte de Gaultier

Nuria Luis (@enamodeuse)

La Fundación Mapfre recoge una retrospectiva de Jean Paul Gaultier en la que se incluye el estrecho vínculo del diseñador francés con el cine.

Los griegos acostumbraban a dejar un hueco en sus alabanzas para las musas griegas, deidades que protegían artes como la música, el teatro o la poesía. Y aunque no incluían muchas otras que a día de hoy han alcanzado la categoría de arte, la filósofa francesa Simone de Beauvoir solía decir que las musas eran mujeres. Mujeres que han inspirado a genios del cincel, la pluma o la paleta, y a lo largo de los últimos siglos, también a las manos maestras de la aguja y el hilo.

De la belleza salvaje de Alexander McQueen exhibida en el Metropolitan de Nueva York a la alta costura de Dior en Moscú o las colecciones de Balenciaga en París, la moda, aunque no cuenta con musa propia, se ha convertido en una rama de la estética que puede presumir de tener buena acogida en los museos.
Dentro del panorama nacional, la Fundación Mapfre es uno de los espacios que apuestan fuerte por las colecciones de los diseñadores. Si bien hasta el 8 de enero de 2012 se hizo eco de la trayectoria de Yves Saint Laurent y su ambición en la alta costura, esta vez es Jean Paul Gaultier el elegido. En su Sala Recoletos, la Fundación recogerá una retrospectiva internacional del diseñador francés con el nombre de “El planeta moda de Jean-Paul Gaultier. De la calle a las estrellas”.

En palabras del coutourier, es el show más grande hasta la fecha. La exhibición, que cuenta con 130 conjuntos con sus respectivos accesorios, hace un recorrido por los 35 años de la firma a través de los trabajos que ha realizado Gaultier con fotógrafos de la talla de Richard Avedon, Mario Testino o David LaChapelle. También se incluyen los míticos corsés que confeccionó para la “Blonde Ambition Tour” de Madonna y piezas que van desde el Gaultier más clásico, con su recurrente de estampados marineros y sirenas, al Gaultier más transgresor, con materiales novedosos que se inspiran en las corrientes punk de capitales europeas como París o Londres.

Uno de los platos estrella de la colección es el Gaultier elevado al séptimo arte. Según ha llegado a declarar en alguna ocasión el diseñador galo, su vocación le viene desde los nueve o diez años con el film de Jacques Becker, Falbalas (1945) y desde entonces, ha participado en películas como La ciudad de los niños perdidos (1995), pasando por la estética bandage con la que vistió a Helen Mirren de negro en El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante (1989) y a Milla Jovovich de blanco en el largometraje futurista de Luc Besson El quinto elemento (1997). 

Jean Paul Gaultier reconoce que se siente atraído por los mundos de Tim Burton o de Carax. No obstante, si posee debilidad por algún mundo cinematográfico es por el de Pedro Almodóvar. Se conocieron en la discoteca parisina Les Bains Douches allá por los 80 y la admiración siempre ha sido mutua: por su parte, Gaultier alaba el toque de rebeldía que pone el director en sus películas, y por la de Almodóvar, declara que se siente “muy próximo al eclecticismo, al sentido del humor y el descaro natural” de su amigo el diseñador, según recoge en una entrevista realizada por Hollywood Reporter.

Como resultado, de esta simbiosis de película han nacido tres películas: Kika (1993), La mala educación (2004) y en 2011 La piel que habito. Almodóvar reconoce la habilidad con la que Gaultier ha conseguido plasmar los objetivos del cineasta en el vestuario. De este modo, tanto en “La mala educación” como en “La piel que habito”, el diseñador francés aúna los conceptos de “identidad” y “desnudez”.

Esto fue elevado a un grado de mayor complejidad en la “piel habitada” por Elena Anaya, ya que según recogió en esa misma entrevista Hollywood Reporter, Almodóvar explicó que para la película necesitaba “una prenda que diese la sensación de proteger la piel, pero que al mismo tiempo, reflejase las numerosas intervenciones quirúrgicas por las que ha pasado el cuerpo humano. Quería que Vera (Elena Anaya) pareciese desnuda pero también que su piel tuviese un brillo especial, como artificial. Gaultier consiguió que el traje pudiese transmitir todo eso”.

Pedro Almodóvar es por supuesto uno de los colaboradores cuya entrevista figura en el catálogo de la exposición del enfant terrible, junto a otros como Catherine Deneuve, Tom Ford o Suzy Menkes. La exhibición abrirá sus puertas el 5 de octubre y estará en la Sala Recoletos de la Fundación Mapfre hasta el 6 de enero de 2013. ¡No os la podéis perder!

Sigue los contenidos de Punto de Encuentro dando a “Me Gusta” en nuestra página de Facebook

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=30599

Publicado por en agosto 22 2012. Archivado bajo General, Moda. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


ocho + 4 =

Comentarios recientes

  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...
  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...