|

Gómez Noya: “El Gallego” se hizo leyenda

Héctor Chamizo (@hectorchamizo) – Opinión

Se veía de lejos, de muy lejos. Cada competición superada en el calendario año a año evidenciaban los retazos de leyenda que quería mostrar a todo el planeta. Javier Gómez Noya siempre enseñó su talento natural, su clase descomunal sobre el resto de competidores. No había prueba que se le resistiera cuando era juvenil, junior, o sub-23, salvo contadas excepciones. Nunca fallaba, siempre se exhibía. “Un seguro de vida”, decían muchos.

“El Gallego”, como se le conocía a Gómez Noya en otras comunidades autónomas -y más concreto en la de Madrid-, no dejaba nunca lugar a la sorpresa. “¿Has visto que crack ‘El Gallego’?” se escuchaba en las zonas de boxes de múltiples poblaciones de España cuando el triatlón español estaba bajo dominio de Iván Raña, José María Merchán, Eneko Llanos o Xavi Llobet. Aún resulta fácil recordar como en el año 2002, en el campeonato de España junior celebrado en Antella, en la provincia de Valencia, pasaba por encima de sus rivales de principio a fin sin despeinarse en exceso. Salía del agua en solitario, sin nadie detrás que le pudiese hacer sombra, continuaba de la misma forma en bici y culminaba corriendo sin nadie que le atosigase. Él y su sombra. Nadie más. El que más podía discutirle era Daniel Guzmán -que en paz descanse-, más conocido como Pegaso, que era el que más cerca solía quedar en aquellas carreras de fácil guión. Claro que, acercarse, suponía llegar a poco más de un minuto del triatleta de Ferrol a la línea de meta.

Así se las gastaba en las categorías inferiores el actual medallista olímpico español, solo tomando un ejemplo de miles, y así comenzaba a erigirse como una figura a nivel estatal. Los elogios le llovían de todas las partes, pero daba igual. No quería asentarse en la nube del éxito ni tampoco regalaba los oídos. Actuaba como uno más: se mostraba sencillo, humilde, educado y trabajador. Hablaba con todo el mundo antes y después de las pruebas sin ningún tipo de pudor, con toda la normalidad habida y por haber. No era sino una muestra más de la gran categoría que tenía como persona. Podía uno preguntarle sin miedo alguno para llevarse contestaciones amables y agradecidas. Y ya más tarde, con el peso mediático detrás, se asentaría en esa forma de responder tan afable. Siempre él mismo. Muy lejos del cristianoronaldismo por excelencia, por llamarlo de alguna manera, del que abusan muchos deportistas para desgracia del aficionado.

Por eso Javi fue creciendo en su grandeza. No solo por sus desbordantes cualidades físicas -que siempre ha tenido-, sino también por su generosidad y su brillante calidad como persona. Ante todo alguien que quiere cosechar el éxito debería reunir esfuerzo, trabajo, talento y humildad, y él llenó ese cupo siempre con creces. Fue un chico al que no le regaló nadie ni un metro. Fue la figura a batir. Cargó con esa losa pasando por todas las fases de su vida, además de otras adversidades que le fueron saliendo al paso en el camino. Una de entre tantas, la famosa valvulopatía aórtica congénita, que estuvo cerca de dejarle sin competir con el mono de España. Pero dio igual. Logró lo que se propuso luchando contra viento y marea.

En Pekín, siendo indiscutible favorito para el triunfo final, tuvo la que seguramente estará entre las peores carreras de su vida y, aún así, quedó cuarto. Nada mal para ser una prueba de un solo día en unos Juegos Olímpicos. Rápidamente, los aprovechados que habitualmente se retozan en su sofá con una cerveza cada domingo se dedicaron a eso que menos saben: opinar. Y como en este país se lleva el expresar valoraciones personales aun no conociendo de lo que se está hablando, supuso un dolor irritante escuchar y leer ciertas historias. Sin embargo, al ferrolano nada le alteró y se preparó con más ganas aún si cabe para la cita que iba a tener cuatro años después.

(…)

Y sí, sucedió. Aquel “Gallego” al que siempre se le coloreaban los mofletes de un rosa fino cuando corría se hizo grande y, no solo eso, sino que se hizo leyenda. Pero no leyenda en el mundo del triatlón, porque ya lo era, sino leyenda a nivel general. La plata conquistada ha sido un auténtico bálsamo que le permite eliminar el lastre con el que caminaba. Ha callado a algunos iluminados, aunque eso da igual. Lo más importante es que ha dado un paso de gigante para que el triatlón tenga ese reconocimiento que se merecía desde hace años atrás a nivel nacional y, sobre todo, lo ha hecho bajo el esquema de la sencillez. Eterno. Gracias.

Sigue los contenidos de Punto de Encuentro dando a “Me Gusta” en nuestra página de Facebook

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=30129

Publicado por en agosto 8 2012. Archivado bajo Con nombre propio, Deportes, General, Héctor Chamizo, Juegos Olímpicos. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

3 comentarios por “Gómez Noya: “El Gallego” se hizo leyenda”

  1. El artículo es realmente fantástico. Me ha emocionado. Enhorabuena!!

  2. La entrevista es buena , si bien como medio de comunicación Ustedes no deben calificar a Cristiano Ronaldo de nada puesto que esto no es su trabajo. Dedíquense a hacer su trabajo que no es otro que entrevistar a un deportista. No califiquen a la gente por lo que no es. Por el resto de contenido de Jvi, suficiente raspado…mucha letra poco contenido

  3. luis, qué pasa, que no te has leído que esto es un artículo de opinión? En el periodismo tb tiene cabida la opinión. A mi modo de ver lo q quiere expresar no es más que una valoración sobre la trayectoria de Javi. sin +…

Publicar una respuesta


− 2 = seis

Comentarios recientes

  • Ana Maria Rojas: Hola Javier A mi me pasa lo mismo, en mi país Colombia-Suramerica, lo único que vemos en TV es la...
  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...