|

“A menudo se menosprecia a las bases del partido”: Hablamos con líderes jóvenes de PP, PSOE e IU

Alberto Cañas de Pablos (@AlbertoCdP)- 19/02/2013

Corren tiempos duros para la juventud en este país. Y lo mismo ocurre con aquellos que militan en un partido político, teniendo en cuenta que la clase política es uno de los problemas más importantes de España, según arrojan los datos del CIS. Qué decir entonces de aquellos que mezclan ambas “desgracias” y atreviéndose a dar el paso de formar parte de las organizaciones juveniles de los denostados entes políticos, que, en fin, buscan aportar su granito de arena para que el mundo cambie a mejor.

Para saber cómo ven ellos esta situación y qué representa para ellos pertenecer a un partido político, Punto de Encuentro Complutense ha hablado con tres de ellos, de entre 22 y 25 años, pertenecientes a los tres partidos políticos más votados en España. Se trata de Alfonso Moraleda, Presidente de Nuevas Generaciones del Partido Popular del distrito de Chamartín (Madrid); Antonio Revuelta, Secretario de Organización de Juventudes Socialistas de Madrid (JSM); y Yolanda Hidalgo, miembro de la Comisión de Coordinación de Jóvenes de IU-Comunidad de Madrid.

Uno no nace siendo político ni tiene desde el principio una opción clara en ese sentido. Muchas veces el entorno familiar y social influye en esa decisión. La representante de IU lo tiene claro: “en mi familia siempre me enseñaron que “de trabajar uno no se hace rico” y que quien es rico lo es gracias a la explotación de sus trabajadores, el debate político siempre estaba en la mesa”. Algo parecido ocurre con Antonio, de JSM: “sin duda alguna, familia me ha influido en inculcarme unos valores de solidaridad, igualdad y hacerme creer que otra sociedad era posible.” Sin embargo, en el caso de Alfonso, la iniciativa fue enteramente personal: “fui yo el que se interesó desde pequeño por estos temas y fui formando personalmente (creo) mi propio criterio y pensamiento político. La verdad es que en mi entorno no me influyó prácticamente nada, ya que en mi familia más cercana no se hablaba de política”.

En cuanto al momento exacto de incorporarse a su respectiva organización juvenil, los tres coinciden en una edad aproximada: Alfonso entró con 16 años en NNGG, y con 18 en el PP; Antonio entró con 16 en JSM, mientras que por su parte Yolanda se afilió a IU con 18 años.

La decisión de estar dentro de una entidad política no es baladí, tiene efectos en la vida de quienes optan por entrar en la estructura partidista. En general, la valoración es absolutamente positiva. Antonio afirma sin dudar que “ha sido la experiencia más enriquecedora de mi vida, no solo me ha permitido conocer a muchísimas personas, si no que también me ha permitido adquirir conocimientos sobre múltiples disciplinas. Sin duda alguna lo que más me ha aportado ha sido la sensación de poder ayudar a la gente”. No hay mejor forma de explicarlo. En palabras de Yolanda, “estar dentro de una organización política o en cualquier movimiento social es ser partícipe de la vida política de la transformación de esta cruda realidad, te aporta formación y un espacio en el que compartes tu vida con mucha más”. Para Alfonso, por su parte, conocer a muchas personas le ha resultado gratificante: “me ha aportado, fundamentalmente, conocer a muchísima gente. A menudo se desprecia o menosprecia a las bases de un partido político, pero yo creo que son (somos) personas con un gran nivel de compromiso absolutamente desinteresado con unas ideas.” Y es que el compromiso sin pedir nada a cambio es lo que los mueve, principalmente.

Sin embargo, es habitual pensar que los entes políticos sólo son útiles para “colocar” y “enchufar” a personas en determinados cargos. Alfonso responde de forma meridiana: “Que hay mucha gente que solo busca colocarse, sí. Que hay mucha gente que no lo busca y le colocan rápido porque vale, también. Que hay gente que ni lo busca ni lo encuentra y es feliz solo trabajando gratis por sus ideas, la mayoría.” Para Antonio también está más que claro: “En ningún caso tienen razón, aquí hay muchos y muchas militantes que día a día renuncian a multitud de cosas por tratar de ayudar a llevar a cabo las actividades que tanto el Partido como Juventudes nos plantean. Respecto a la segunda pregunta, no creo que la política sea una actividad profesional, a día de hoy estoy terminando una doble licenciatura y mi intención es seguir formándome y buscar un puesto de trabajo que me permita desarrollarme personal y profesionalmente.” Es decir, la política no es una profesión que deba ejercerse de forma exclusiva. Uno y otro optan por obtener antes una experiencia profesional en el ámbito privado, que los enriquezca.

Yolanda, además de su intención de trabajar en la docencia en enseñanzas medias, aporta una visión más “política” (valga la redundancia) de la cuestión: “parto de la premisa de que no todos somos iguales, estamos viendo cómo la corrupción y “la colocación” de gente se da en los dos grandes partidos (…) yo no creo en eso, para mí la política es mucho más, es militar y comprometerte para cambiar lo que no nos gusta de este sistema.”

Por último, se preguntó a los tres representantes sobre las polémicas declaraciones que realizó Ana Botella, alcaldesa de Madrid, en las que apostaba por suprimir las organizaciones juveniles de los partidos políticos. Alfonso Moraleda, de NNGG, comparte con la regidora la necesidad de replantear el modelo de organización juvenil actual. Antonio Revuelta, de JSM, directamente pidió la dimisión de Botella. “Además, estas palabras están fuera de lugar totalmente, puesto que la participación juvenil en política debía estar más promovida que nunca” añadió. Yolanda Hidalgo, de IU-CM, hace hincapié en el hecho de que dichas palabras muestran “un interés en que haya una juventud que no se comprometa, que esté sumisa y no participe en política cuando la política es una cosa de todas y todos”.

Son muchos los que luchan contra el desencanto, los que afirman tener la voluntad de romper con el espectáculo lamentable que la élite política. Mariano Rajoy tiene 57 años. Rubalcaba va camino de los 62, y Cayo Lara acaba de cumplir 61. Es una edad media demasiado elevada. Esperemos que su relevo llegue pronto y que sirva para renacer la calidad y la eficacia en la política de este país, que bien lo necesita. El tiempo nos lo dirá.

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=39706

Publicado por en febrero 18 2013. Archivado bajo Entrevistas PDE, General, Política, Reportajes PdE. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


× 8 = setenta dos

Comentarios recientes

  • Ana Maria Rojas: Hola Javier A mi me pasa lo mismo, en mi país Colombia-Suramerica, lo único que vemos en TV es la...
  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...