|

Maestros sobre la nieve: los mejores deportistas de invierno

Daniel Uclés (@daniel_u2_).- Reportaje (13/2/2013)

El deporte sin el eco de los medios queda exento de prestigio internacional. Esa podría ser la frase que sintetizara la maldición a la que los deportistas de invierno están sujetos. Pertenecen a ese grupo de iconos geográficos, considerados ídolos en aquellos territorios dominados por el frío y la nieve. Más allá de esas fronteras heladas, su nombre no genera reacción alguna. Su gloria es estéril en países que no practican la religión del invierno. Así podrían definirse los deportes de esta especie en lugares como Austria, Suiza, Alemania o los países escandinavos: religiones cuyos dioses no comparte el resto del mundo. Esa ignorancia propiciada por las diferentes tradiciones deportivas entre países (en España prácticamente nula en lo que a invierno se refiere, salvo por figuras como Paquito Fernández Ochoa o María José Rienda) no eclipsa el mérito ni el esplendor de estos deportistas que han asimilado su posición en el escenario internacional, varios escalones por debajo del fútbol, el baloncesto o el tenis, pero muy por encima en la clasificación doméstica.

Grandes esquiadores

El listado de grandes esquiadores a lo largo de la historia sería tan grueso como quisiéramos hacerlo, al igual que se podría elaborar una lista con centenas de grandes futbolistas. Sin embargo, por encima del resto destacarían nombres como Maradona, Pelé o Di Stefano. En el esquí sucede algo similar. A pesar de la subjetividad de las clasificaciones y la polémica que generan, podríamos citar a tres esquiadores masculinos que se elevan por encima del resto.

Atendiendo a un orden cronológico (elegir a uno de ellos por encima del resto en virtud de su grandeza corresponde a los más expertos en la materia) el primero de esta lista sería Ingemar Stenmark, sueco nacido en 1956 que disputó el título de héroe nacional al tenista Björn Borg. Ganó tres veces el título global de la Copa del Mundo, cuatro de slalom gigante y seis de slalom, además de dos oros en los Juegos Olímpicos de 1980, sumando en total noventa y dos primeros puestos a lo largo de su carrera.

En segundo lugar, nacido en 1966, se encuentra Alberto Tomba, conocido por los aficionados como “La bomba”. Nacido en Italia (país con una tradición más exigua que los países del norte de Europa) logró tres medallas de oro y dos de plata en los Juegos Olímpicos, además de un Campeonato del mundo general, cuatro Copas del Mundo de Slalom Gigante, otras cuatro en Slalom y un Campeonato del Mundo de Esquí Alpino en Sierra Nevada en 1996. En total, fueron 50 victorias en toda su trayectoria profesional, 35 de ellas en slalom y 15 en slalom gigante.

Seis años más tarde, en diciembre de 1972, nacía en la ciudad austriaca de Altenmarkt Hermann Maier, conquistador de dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de

Invierno de 1998 celebrados en Nagano, sumadas a tres Campeonatos del Mundo y cuatro generales de la Copa del Mundo. Se retiró hace tan sólo tres años tras una grave lesión en su rodilla derecha, articulación maldita para los esquiadores. Junto a estos tres referentes también cabe destacar a los austriacos Toni Sailer y Franz Klammer o al francés Jean-Claude Killy, entre otros.

Mientras que las dudas y la igualdad impiden colocar a un esquiador por encima de otro, en el apartado femenino la supremacía histórica corresponde a Annemarie Moser-Pröll, leyenda del deporte austriaco nacida en 1953. Cuenta en su palmarés con una medalla de oro olímpica en Laka Placid en 1980, seis Generales de la Copa del Mundo, cinco Campeonatos del Mundo. En total, sesenta y dos victorias en la Copa del Mundo de Esquí Alpino. Tan sólo Lindsey Vonn, esquiadora deslumbrante tanto en la nieve como fuera de ella y aún en activo, podría dar caza a Moser-Pröll. Sin embargo, ninguna esquiadora se ha desenvuelto como la estadounidense en el plano mediático. El tiempo juzgará si es capaz de colocarse a la altura de la enorme Annemarie.

Otras disciplinas

Continuando sobre esquíes, aunque en otra modalidad diferente, la de salto, destacó por encima del resto el finés Matti Nykänen. Desarrolló su carrera deportiva en la década de los ochenta, logrando cuarenta y seis saltos en la Copa del Mundo, la cifra más alta de la historia. Debido a sus problemas de alcoholismo, el talento fue marchitándose al mismo tiempo que la década expiraba. Daba igual; no había duda de que era el más grande entre los grandes.

Y de los esquíes a la escopeta en la espalda, al poco ortodoxo biatlón, donde nadie ha conjugado resistencia y puntería con la maestría de Ole Einar Bjordalen, nacido en 1974 y ganador de seis medallas olímpicas, trece medallas de oro en campeonatos mundiales en las que cosechó noventa y una victorias como profesional. Su especial celebridad se debe a una pequeña nota particular de su palmarés: fue el primer biatleta en conseguir una victoria en el campeonato del mundo de esquí de fondo, en el año 2006.

Bailarines sobre hielo

Dejando de lado disciplinas menos trascenentes (no por ello menos meritorias), como son los diferentes tipos de descenso en trineo, el snowboarding o el esquí acrobático y de velocidad, pasamos a una superficie más lisa e impoluta, más propicia a la exhibición estética y al postureo artístico. El patinaje sobre hielo, que goza de gran fama alrededor del mundo, quizás por su inmediato atractivo y por la naturalidad y belleza de los movimientos de los patinadores, ha alumbrado figuras en blanco y negro como Ullrich Salchow, Sonja Henie o Cecilia Colledge, deportistas respetados en la primera mitad del siglo XX, y que aún hoy día, años después de su fallecimiento, conservan cifras y actuaciones irrepetibles.

Algo así como los Yevgueni Pliúshchenko del pasado, patinador ruso aún en activo de 31 años, siete veces campeón europeo, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Turín 2006 y tres veces campeón mundial, que ha visto lastrada su última temporada a causa de una lesión de rodilla, lo que le ha obligado a pasar por el quirófano y le ha privado del Campeonato del Mundo de este año. Junto a él también destacan, en el panorama masculino de las últimas décadas, Brian Boitano, Brian Orser, Kurt Browning, Robin Cousins y Alekséi Yagudin; en el femenino,

Michelle Kwan, Midori Ito, Yu-Na Kim, Miki Ando y Mao Asada. En la modalidad por parejas sobresalieron notablemente los duetos formas por Alekséi Ulánov y Aleksándr Zaitsev, y Yekaterina Gordéyeva y Serguéi Grinkov, auténticos artistas sobre hielo.

Podrían escribirse libros y libros de centenas de páginas dónde se relatara la historia de cada uno de los deportistas anteriormente citados, y de otros muchos que se han quedado en el anonimato, al menos en esta entrada, pero que cuentan con la máxima admiración por los amantes del deportes sobre nieve y hielo, más tapados, más escondidos y menos expuestos que los héroes del verano, pero estrellas al fin y al cabo.

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=39551

Publicado por en febrero 13 2013. Archivado bajo Deportes, General, Polideportivo. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


+ 3 = doce

Comentarios recientes

  • Ana Maria Rojas: Hola Javier A mi me pasa lo mismo, en mi país Colombia-Suramerica, lo único que vemos en TV es la...
  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...