|

Sexo y desnudos en pelis y series, ¿Por qué no?

David Redondo (@Dr_Redons) .- Opinión 10/02/2013

No pasa nada porque se vean los pezones de una actriz. Es una vergüenza que en esta serie sólo salgan tías desnudas. Qué bien ha resuelto el director la escena de sexo. ¡Dios, al actor se le ve el pene! No, yo soy actriz y jamás enseñaría mis partes más íntimas. Como director, prefiero sugerir a mostrar. Somos más papistas que el papa. El cine español es poner a actores a follar.

Pues sí, que una ficción –bien sea serie de televisión o película- muestre escenas de sexo o desnudos siempre trae aparejada cierta controversia, debate o directamente polémica. Un debate en el que entran el público, los críticos, actores, directores, guionistas…  Todos tienen su opinión que defienden con ardor. Nunca nos planteamos debatir sobre la necesidad de las escenas de comidas familiares, de amigos… presentes en casi todas las producciones. Pero el sexo, los desnudos, es otro cantar. Y no creo que yo aquí pueda aportar nada nuevo, más allá de esbozar mi opinión argumentada sobre el tema. Una opinión que, como el propio tema en sí, tendrá detractores, defensores y matizadores.

Esta semana y en especial estos dos últimos días, he mantenido distintas conversaciones sobre el uso de sexo o desnudos en películas o series. Como tal diré que su uso o inclusión no me parece ni cuestionable: el sexo es parte de la vida, el desnudo la versión más natural del ser humano. Por tanto, es estúpido exigir o pretender colocar el sexo al margen de un arte como el cinematográfico que cuenta historias de personas o que interesan a personas.

Ahora bien, partiendo de esa base, para mí el quid de la cuestión reside en cómo se aborda y el objetivo del uso de escenas sexuales o desnudos en una ficción.

Cuando nos sentamos a ver una película o una serie de televisión, nos sentamos a que nos cuenten una historia. Bien para que nos haga reír, llorar, emocionarnos, reflexionar, pasar miedo… Sea como fuere, cada una de las personas que forman parte de esa producción, desde el guionista hasta el cámara pasando por actores o montadores, han trabajado para que tú le des credibilidad a esa historia que te cuentan. Para que, durante 90 minutos, tú pienses que ese señor de la pantalla que hace unos años era gladiador romano ahora es inspector de policía. Y a ese señor le ocurren unos hechos con una serie de personas y eso lleva a que reacciones de una determinada manera provocando que ocurra algo. Y todo ello forma la historia que nos quieren contar. Unas veces desde un punto de vista más artístico, otras desde una mirada más cruda… Y esa es la clave para mí: el cine o las series nos cuentan algo, por tanto, entiendo que sus escenas y sus secuencias deben tener esa misma vocación.

 

El ejemplo de ‘Boardwalk Empire’

La serie americana de HBO, ‘Boardwalk Empire’, es un claro ejemplo de que el sexo y los desnudos son elementos narrativos más y como tal hay que usarlos. En el primer capítulo ya nos presentan a dos personajes femeninos que después tienen bastante recorrido y cuya evolución en la serie va muy acorde a la manera en que los presentan en este capítulo piloto.

Lucy Danziger (Paz de la Huerta) es la amante del capo de Atlantic City, Nucky Thompson. Es su mujer objeto. No sólo está siempre disponible cuando Nucky quiere sexo, sino que ella está ávida: siempre quiere más. Scorsese que filmó el primer capítulo de la serie no tuvo reparos en mostrarnos todos los secretos de este personaje y escenas de sexo salvaje. Paz de la Huerta no sólo sale tiene secuencias desnuda, sino que la cámara se detiene durante varios segundos en su cuerpo desnudo mientras ella mantiene una lasciva expresión en su cara.

Margaret Schroeder, por el contrario, es una puritana. Mujer casada, muy ligada al deber. Temerosa de vivir lo que le gusta. De abrir la puerta a la tentación. Es complicado ver escenas de este personaje sin demasiada ropa. Lo más que nos han dejado ver de este personaje han sido su trasero y parte de sus pechos en una secuencia en la que su partener era, ¿adivinan quién? Sí, Lucy Danzinger. Así que, mientras veíamos desnudarse para probarse un vestido a la casta Margaret, Lucy de repente se abría de piernas para enseñar todo lo que queda por debajo del ombligo. A guarrilla no le va a ganar nadie…

 


La evolución de ambos personajes en la serie (que no destriparé) es muy comprensible atendiendo a sus personalidades que, con el uso de estas secuencias, bien entiende el espectador desde el primer capítulo. El uso que hacen en ‘Boardwalk Empire’ de desnudos y escenas de sexo es magistral. Narran con un desnudo tanto como con un disparo.

 

Los desnudos made in Spain

Al ejemplo de ‘Boardwalk Empire’ le podemos sumar miles que nos sirvan para analizar el desnudo en el cine o la televisión. Prefiero, no obstante, referirme a algunas producciones recientes de España.

Una buena secuencia, que no sirva para rellenar (y esto en España ocurre con demasiada frecuencia), creo que debe perseguir uno de estos tres objetivos: servir para avanzar en la narración de la historia, dibujarnos a algún personaje o; por qué no, ser bella, artística. Al fin y al cabo, el cine es arte.

Pienso en la tan controvertida película ‘Mentiras y gordas’ en la que las escenas de sexo y los desnudos copan un buen porcentaje  de sus secuencias. Empieza con un desnudo total de Mario Casas y Yon González corriendo por la playa. Los directores (Menkes y Albacete) podrían haber optado por primeros planos de la cara, puesto que lo que nos querían transmitir era la amistad y complicidad entre esos personajes. Eligieron emplear planos generales, que se vieran bien el culo de los chicos. En la misma película, Ana de Armas mantiene una excitante escena sexual con Hugo Silva en los baños de una discoteca. Aquí los directores optan por primeros planos en los que se aprecian bien los senos de la actriz botando. En la misma línea va todo el filme cuyo gusto por el desnudo innecesario llega a hastiar. Sin embargo, hay una escena que considero bien utilizada: el trío entre los personajes de Yon González, Mario Casas y Elena de Frutos. En esta secuencia, con tocamientos incluidos, el personaje de Mario Casas no puede apartar la vista de su amigo que le excita mucho más que la muchacha. Nico (Yon González) se da cuenta y es así cómo se entera que su amigo de siempre es homosexual y está locamente enamorado de él. Muestra también la represión a la que se ha sometido a sí mismo Tony (Mario Casas). Por tanto, es una secuencia que narra y dibuja personajes.

Lo mismo que ocurre en la tan cuestionada en algunos círculos ‘Lucía y el sexo’. El enfoque de la historia de Julio Medem es el tan simple como eso: Lucía y el sexo. Sería una decepción pues que el director para contarnos esa historia evitase mostrar a su actriz totalmente desnuda; o que Paz Vega pretenda protagonizar esta película y tenga reparos en enseñar pubis desnudo al espectador.

Se criticó también que en esta película apareciera una masturbación –con primeros planos-  de Paz Vega a Tristán Ulloa.  Insisto en lo mismo: sirve para trasladar el mensaje que quiere contar el director, para meter al espectador en la historia, para reflejas el gusto por el sexo de los dos personajes, para dotar de un aire lascivo al filme. Un aire que persigue conseguir.

Por el contrario, la película cuyos desnudos no levantaron ninguna polvareda e iba dirigida a un público adolescente fue ‘El juego del ahorcado’. Clara Lago muestra sus encantadores pechos en varias escenas de la película sin venir demasiado a cuento. Lo mismo que ocurre con el personaje de Álvaro Cervantes. ¿Para qué sirvieron esas escenas? Quizá en los números de taquilla haya una explicación.

En televisión, se folla (¡ay!, perdón) en todas las series, lógicamente. Pero no todas lo cuentan igual. Era irrisorio y daba vergüenza ajena el uso que se hizo en ‘Toledo’ de los desnudos de sus bellas actrices. Secuencias en las que una joven caminaba por su jardín desnuda, recogía un jarro de agua y se lo echaba por encima. ¿Para qué? Supongo que para atender las necesidades más pueriles de los adolescentes más onanistas.

Ambientada también en la Edad Media tenemos a ‘Isabel’. Una serie en la que cada secuencia tenía un porqué, contaba algo, o definía a un personaje. Curiosamente en ella hemos podido ver el mayor de los cuidados al mostrarnos el primer encuentro sexual entre sus dos protagonistas (la resolución de la escena por la que optó Jordi Frade fue magistral)  y a la vez hemos visto escenas de sexo de otros personajes en las que sus intérpretes aparecen desnudos. ¿Falta de criterio? No, al contrario. En ‘Isabel’ han sabido y querido diferenciar las relaciones sexuales nacidas del amor y de las nacidas de la mera pasión y atracción. Tanto desde el guion como desde la dirección.

Estos ejemplos, el de Boardwalk Empire o los tres mil más que se nos pueden ocurrir a bote pronto son eso: meros ejemplos que he utilizado para intentar arropar mi opinión sobre este tema con argumentos que la explican, aunque no por ello la hacen más válida que otro.

En conclusión, entiendo el sexo y los desnudos en el cine como un elemento narrativo más al servicio del director, de los guionistas, de los actores… No puedo concebir a un director o actor que se niegue a utilizarlos, que piense que es más digno o menos digno grabar una secuencia de una cena familiar que un polvo con otro personaje; como no puedo entender que haya que usar este tipo de elementos porque sí.

Además, tan importante como el decidir que este tipo de escenas formen parte de una película o de una serie es el cómo se filman y el cómo se presentan al espectador: así una secuencia de sexo explícito puede tener tanto sentido como lo tiene otra secuencia en la que un personaje abre la puerta del frigorífico.

 

 

 

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=39442

Publicado por en febrero 10 2013. Archivado bajo Con nombre propio, David Redondo, General, Más cultura, Televisión. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


ocho × 9 =

Comentarios recientes

  • Ana Maria Rojas: Hola Javier A mi me pasa lo mismo, en mi país Colombia-Suramerica, lo único que vemos en TV es la...
  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...