|

Desde el Madrid de cabaret y carmín, el Teatro Alcázar.

Teresa Aísa- Reportaje (06/02/2013)

Las gentes pasean rápido por una de las vías más concurridas de la capital. La calle Alcalá de Madrid, una de las arterias principales de la ciudad, recorre más de 10 kilómetros desde la Puerta el Sol hasta la Avenida América y, a lo largo de su trayecto, alberga algunos de los edificios más importantes y conocidos de la ciudad. Entre estos edificios se encuentra uno de los teatros más importantes para el mundo de las tablas, el Teatro Cofidis, antes también conocido como Teatro Alcázar.

Para hablar de su nacimiento debemos retrotraernos hasta principios del siglo XX. El arquitecto español Eduardo Sánchez Eznarriaga (1870-1945), fue el encargado de llevar a cabo los primeros planos y el diseño de esta obra arquitectónica. Tras unos años primeros años como arquitecto en Barcelona, a finales del siglo XIX se traslada a Madrid para encargarse del diseño de otros teatros y casinos, como el Teatro Calderón (calle Atocha) y el Casino Militar (Gran Vía). Además, se encargó de las reformas del Teatro Eslava, actual Discoteca Joy Eslava de Madrid. Sin embargo, Eduardo Sánchez Eznarriaga fallece con 75 años en 1945, año en el que el la obra del Teatro Alcázar aun está inacabada. Por esta razón, se nombrará encargado de finalizarla a Eduardo Lozano Lardet, un recién nombrado arquitecto español para quien el Teatro Alcázar representará una de sus primeros trabajos.

Por fin, el 27 de enero del año 1925 se abrieron al público las puertas de este nuevo edificio, que sería inaugurado con la representación de la opereta Madame Pompadour, de Leo Fall y cuya adaptación se realizó de la mano de Juan Cadenas. Los trajes para aquella representación se mandaron hacer en Paris y entre los artista de reparto estaban Julia Lajos, Victoria Pineda, Paquita Torres, Teresita Saavedra y Julia Fons, por entonces muy veterana actriz. Los caros precios de las operetas y la situación económica del país llevaron a que el teatro cambiara de género y, poco a poco, esta sala se trasformara en un lugar de representación de comedias cómicas con la compañía de Juan Bonafé.

A pesar de que el teatro ha sido conocido desde hace mucho tiempo como el Alcázar, el día de su presentación al público y durante sus primeros años todos los carteles lo anunciaban con otro nombre, como el teatro Alkázar. Éste fue su nombre original hasta el año 1940, cuando el régimen de Francisco Franco prohibió todos los nombres de aire extranjero en España y tuvo que cambiarse la forma de denominarlo.

Sin embargo, no es el primer nombre que recibe este lugar. En el año 1911, en pleno Madrid de Zarzuela, Opereta, de Teatro, de tertulias y cafés, de tranvías y señoritas con carmín, el Trianón Palace, local que entonces ocupaba el espacio del hoy Teatro Alcázar, da la bienvenida al cuplé en pleno centro de Madrid. Las artistas, coristas y cupletistas, como la famosa artista Aurora Jauffret, conocida como La Goya, entretenían a los señoritos de la capital y hacían despegar este novedoso género con sus movimientos sugerentes y los modelitos de sus bailarinas. Posteriormente, cuando se pensó en llevar a cabo una renovación del lugar y el Trianón Palace se tiró abajo, el nombre elegido para la nueva construcción, mucho más grandiosa, fue el Palacio de los Recreos, pues en un primer momento se iban a incluir varias formas de ocio, algo así como un complejo recreativo, pero que dadas las restricciones legales del momento, en plena dictadura de Primo de Rivera, quien había prohibido el juego con la extensión de la “nueva moral” española, pasó a ser únicamente un teatro.

Si bien es cierto que el Teatro Alkázar estaba destinado únicamente a representaciones teatrales, durante los primeros años de la década de los treinta se utilizó también como sala de cine, en la que se proyectaban primero las películas en cine mudo y con posterioridad con la incorporación de sonido, gracias a la instalación de uno de los primeros proyectores sonoros de Madrid. La historia de este lugar está ligada, a su vez, a la de muchas artistas de la época, como Celia Gámez o Lina Morgan, quien obtuvo su primer triunfo teatral sobre estas tablas.

Durante estos mismos años, los sótanos del teatro se transformaron en lugar típico de la noche madrileña. Fueron varios los proyectos que se llevaron a cabo en aquella sala: primero fue el Cabaret Lido, luego la Parrilla Alcázar,  después el Chat Noir, y finalmente la discoteca Alcalá 20. Si alguno de ellos se recuerda especialmente es éste último, pues si bien fue una de las discotecas más famosas de la movida madrileña, su fama le viene dada por desgracia por el trágico incendio que se saldó con 82 muertos y 24 heridos la fría noche del sábado 17 de diciembre de 1983, cuando la discoteca estaba llena y en el teatro se representaba el musical Por la Calle de Alcalá. Fue una gran tragedia para Madrid que hoy en día aun se trata de no recordar. Desde aquel día, el local permaneció cerrado hasta que en 2005 se trató de poner de nuevo en marcha llamándolo “Adraba”. Finalmente, la nueva discoteca fue cerrada debido a la existencia una orden municipal de cierre.

En 2004, la imponente fachada del edificio fue restaurada y, en el año 2012, la entidad financiera Cofidis se hizo cargo del edificio y de la sala principal. De esta manera, hoy en día el conocido como Teatro Alcázar ha pasado a llamarse Teatro Cofidis. El teatro, cuya majestuosa entrada de escalones de mármol invita directamente a entrar, posee actualmente unas 800 localidades repartidas en tres palcos que rodean la platea y miran hacia el escenario.

No es uno de los teatros más grandes de Madrid, pero tiene un encanto y una larga historia detrás que lo hacen diferente, especial. El teatro de los primeros años del siglo XX. El teatro que ha visto sobre sus tablas desde operetas hasta dramas, pasando por comedias, farsas, musicales, monólogos… y actores de la talla de la nombrada Lina Morgan, Gabino Diego, Luis Merlo, Amparo Larrañaga, Maribel Verdú, Aitana Sánchez- Gijón… Vayan todos al teatro, vayan al Alcázar.

URL simplificada: http://www.puntoencuentrocomplutense.es/?p=39165

Publicado por en febrero 6 2013. Archivado bajo General, Más cultura, Para disfrutar/ Ocio, Teatro. Puedes seguir las entradas a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o referencia a esta entrada

Publicar una respuesta


+ ocho = 15

Comentarios recientes

  • Carlota LR: Yo estuve en una de esas clases y me parece de los mejores métodos para aprender. Lo que veo en los...
  • alejandro: 80 euros le cuesta a una familia de “clase media” por lo bajo… Muy por lo bajo amigo...
  • jose: estela reynolds fue en enero de los años 2008 y 2012 y sergio arias fue en mayo de los años 2004 y 2012: están...
  • Waqanki: Buen artículo. En cuanto a los posibles diagnósticos que manejas: la esquizofrenia es una psicosis. Algunos...
  • Rosa María Mateos amador: Yo vi la actuación de Pedro Ruiz el día 19 del presenté mes. Y como siempre…. No hay...