Categorías
Ocio

Diferencia entre parrilla y plancha

Aunque parecen técnicas culinarias similares, cocinar a la parrilla o plancha (las que usan más los franceses, son las planchas à gaz) cuenta con varias diferencias a tener en cuenta a la hora de preparar los alimentos, principalmente en los utensilios para cocinar.

Conocer estas diferencias permite a las personas elegir el tipo de cocción adecuada para sus alimentos, dependiendo de los platos a preparar, el tipo de ingredientes, o la dieta que sigue.

¿Qué diferencia existe entre parrilla y plancha?

Cocinar a la parrilla o a la plancha son buenas alternativas en la cocina, ofrecen alimentos con una textura y sabor más deliciosos, son más saludables, y permiten preparar todo tipo de comidas.

Ambas técnicas culinarias tienen semejanza entre sí, por lo que es importante conocer la diferencia antes de decidirse por una, esto permite elegir la opción más adecuada para cubrir las necesidades alimentarias de cada persona.

Conocer la característica de la plancha o parrilla, ayuda a definir con más claridad la diferencia entre las dos técnicas culinarias.

Cocinar a la plancha

Contar con una plancha en casa para cocinar con esta técnica culinaria es bastante común, gracias a los beneficios que aporta para una dieta saludable y baja en grasas, ideal para perder peso de forma deliciosa.

persona-cocinando-a-la-plancha

La plancha es un electrodoméstico para la cocina, siempre que se use de la forma correcta, se consigue aprovechar las elevadas temperaturas para reducir el tiempo de cocción de los alimentos, sin que pierdan los jugos naturales o queden crudos.

Por lo general, cuenta con un termostato regulable que permite controlar la temperatura en diferentes zonas de la placa. También dispone de una capa antiadherente, capaz de evitar que los alimentos se peguen.

Por contar con una superficie lisa, la plancha aumenta la temperatura de manera gradual, mejorando el control en la cocción de los alimentos desde el primer momento. Esto la hace perfecta para cocinar productos más delicados, como el pescado, evitando que se rompan durante su cocción.

También es fácil de limpiar, necesitando contar con tan solo un paño húmedo o un lavavajillas, para dejar la superficie libre de grasas y residuos de comida.

Sin embargo, la plancha necesita contar con un buen control de la temperatura, de lo contrario, se calentará demasiado en poco tiempo, provocando que los alimentos se cocinen por fuera y no por dentro, o bien, que queden muy secos.

Hay que medir el tiempo exacto de cocción de cada alimento, obteniendo de esta manera un resultado gastronómico delicioso.

Cocinar a la parrilla

Por su parte, la parrilla es un complemento ideal para la cocina, en especial para las personas a las que les gusta comer alimentos con las rayas marcadas, similares a la barbacoa.

Este utensilio cuenta con una superficie estriada que deja a los alimentos con estas características, haciendo que se vean más apetecibles para los comensales.

Hay modelos con una bandeja integrada que recoge el exceso de grasa de los alimentos y pueden contar con una superficie estriada y otra lisa, permitiendo los dos tipos de cocción.

La superficie estriada de la parrilla disminuye la emisión de humos, permitiendo a los alimentos cocinarse en su propio jugo, mientras adquieren una textura deliciosa y diferente, coincidiendo con las rayas.

El sabor adquirido es parecido a la barbacoa tradicional, sin correr el riesgo de quemar los alimentos. Además, la superficie de la parrilla permite que los líquidos de cocción se separen de la carne, evitando un aspecto cocido en lugar de asado.

El inconveniente con la parrilla es lo complicado de limpiar por la superficie estriada. Hay que vigilar la acumulación de suciedad y grasa en los bordes de cada estría.  Tampoco es recomendable a la hora de cocinar verduras o pescados, por ser alimentos delicados que se pueden estropear por las estrías.

¿Cómo elegir entre cocina a la parrilla y a la plancha?

A la hora de elegir entre una parrilla y una plancha, es importante fijarse en varios factores fundamentales.

La plancha es una excelente opción para las personas inexpertas en la cocina que buscan resultados deliciosos. Es una técnica culinaria más sencilla de dominar, evitando que los alimentos delicados se quemen o deshagan durante su preparación.

En cambio, la parrilla se puede elegir si se quiere consumir los alimentos marcados por las características rayas. Además, la parrilla evita la emisión de humos, consiguiendo un resultado igual a las barbacoas, sin preocuparse de este problema.

Tampoco hay riesgo de que los alimentos se quemen por las brasas, o adquieran un sabor ahumado durante su preparación.

Para comprar una plancha, los materiales recomendados son el hierro fundido y el aluminio fundido, dado que recogen, retienen y distribuyen el calor de forma efectiva por la superficie de la plancha.

Por su parte, en la compra de la parrilla, lo mejor es elegir modelos de aluminio fundido. Su peso es menor que los modelos de hierro fundido, facilitando su manipulación y transporte.

También son modelos que cuentan con recubrimiento antiadherente, permitiendo cocinar si el uso del aceite y sin que los alimentos se peguen.

Al momento de elegir, es posible elegir una plancha o parrilla eléctrica y a gas. Ambas opciones son buenas a la hora de cocinar, pero lo más recomendada es la última por ser más económica, y por ocupar menos espacio.